FOTOGRAFÍAS Y VIDEOS EN LA SALA DE PARTOS

Cada vez son más los padres que quieren dejar registrado con excesivo detalle lo que consideran un momento trascendente de sus vidas. Los obstetras, Jefes de Servicio y Directores se enfrentan cada vez más a pedidos de esta índole y muchas veces no saben cuál es la conducta más apropiada a seguir. No existen guías o normas universalmente aceptadas sobre este tema. Cualquiera sea la política que se vaya a adoptar con respecto al uso de cámaras  en salas de parto, los responsables de esta decisión deben conocer cuáles son sus implicancias en términos de responsabilidad profesional:

  1. Si existiera alguna dificultad en el parto y un subsecuente juicio por daños y perjuicios, la filmación tomada por un familiar puede ser fácilmente malinterpretada.
  2. El familiar que graba puede, en forma inadvertida o intencional, filmar a otros pacientes, visitantes o personal de salud, violando la confidencialidad y la privacidad de dichas personas.
  3. Algunos tipos de cámaras pueden hacer peligrar la seguridad (cables eléctricos, trípodes)

RECOMENDACIÓN

  • Informe con la suficiente antelación a los padres (durante el embarazo) cuál es la política de la institución respecto a fotos/filmaciones en sala de partos
  • Limite los lugares y circunstancias bajo las cuales se puede registrar (ej: cuando lo permite el profesional, solo desde la cabecera, etc). Evite la deambulación sin control por todo el ámbito
  • Obtenga el consentimiento del personal a ser filmado
  • Resérvese el derecho a obtener una copia
VER ARTICULO COMPLETO