LESIONES POR EXTRAVASACIÓN

Son aquellas que se producen tras la salida de agentes bioactivos de su sitio de administración intravenosa, provocando un efecto tóxico local cuya magnitud dependerá de la naturaleza, cantidad, concentración, tiempo de exposición y el lugar donde se produjo.

Lamentablemente, las lesiones por extravasación no son hechos aislados, siendo uno de los principales motivos de demandas por responsabilidad profesional en oncología, pediatría y diagnóstico por imágenes.

FACTORES A TENER EN CUENTA…

  • El TIPO DE PACIENTE. Los neonatos, infantes, ancianos y los pacientes que no se comunican tienen mayor susceptibilidad.
  • La DROGA INFUNDIDA. Conocer cuáles de las que regularmente se usan pueden tener efecto exfoliante o vesicante
  • El SITIO DE INSERCIÓN. Siempre debe elegirse un sitio que sea accesible, visible, que pueda fijarse y resista los movimientos comunes del paciente. Por lo cual el mejor sitio es el antebrazo. Deben evitarse pliegues, zonas con radioterapia previa o con trastornos vasculares.
  • La TÉCNICA. El entrenamiento y la capacitación continua minimizan los riesgos. Por ello es importante un personal entrenado que cuente con el material apropiado: catéteres de teflón o siliconas
  • Tomar en cuenta y valorar de manera continua ciertas PAUTAS DE ALARMA como son el dolor o ardor en la zona de administración.
  • TRATAMIENTO PRECOZ Y EFICAZ. Cuanto más rápido y más específico (antídotos, medidas generales), menor será el daño causado
VER ARTICULO COMPLETO