ULCERAS POR DECÚBITO

La prevalencia de úlceras por presión (o decúbito) continúa creciendo en los hospitales, aún cuando muchos profesionales de la salud trabajan diligentemente para identificar a los pacientes de riesgo y adoptan la medidas necesarias para evitar esta complicación.

Las úlceras por presión son lesiones localizadas en la piel o tejido adyacente, por lo general sobre una prominencia ósea, como resultado de la presión o rozamiento continuo. Las zonas más comúnmente afectadas son la zona sacra, talones y las tuberosidades isquiáticas, también los trocánteres mayores y maléolos laterales. Más allá del dolor y de la escara en sí misma, las complicaciones suele ser infecciosas con osteomielitis y sepsis, todo lo cual provoca que la persona con escaras eleve seis veces su riesgo de morir con respecto a quienes no las tienen.

A las implicancias humanas de las escaras en términos de sufrimiento para el paciente deben sumarse enormes costos económicos del tratamiento de esta complicación. También son una fuente frecuente de juicios por responsabilidad profesional. Su sóla aparición suele generar cuestionamientos acerca de la calidad de atención y/o cuidados que reciben los pacientes.

Paquete de medidas para prevenir úlceras por presión

El Institute for Healthcare Improvement (IHI) propone un paquete de 6 medidas para la prevención de UPP. Aconsejamos recordarlas y aplicarlas:


  1. Realizar una evaluación de todos los pacientes al ingreso
  2. Reevaluar el riesgo diariamente
  3. Inspeccionar la piel diariamente
  4. Controlar la humedad de la piel
  5. Optimizar la alimentación e hidratación del paciente
  6. Minimizar la presión

VER ARTICULO COMPLETO