ABANDONO DE PACIENTES

Abandonar significa dejar, desamparar a un ser humano, dejarlo a su buena o mala suerte. Si bien es una conducta reprochable en cualquier persona y situación, en el caso de los médicos, a este imperativo ético se suma una obligación LEGAL. El delito de abandono de persona está tipificado bajo dos figuras en nuestro Código Penal: Abandono de Persona (CP 106) y Omisión de Auxilio (CP 108), siendo generalmente esta última a la que nos vemos sujetos.

El accionar de los médicos no queda circunscripto a su lugar de trabajo, y menos aún cuando su ayuda es requerida. Y más allá de que la ayuda resulte EFICAZ, debe estar siempre DISPONIBLE y predispuesta a ser la NECESARIA según lo que reclame la situación. Si dispone de los medios el médico debe obrar, y si no dispone, deberá apoyarse en otra persona para que de aviso a los auxilios necesarios mientras permanece al lado del paciente.

La experiencia de NOBLE en estos casos nos permite aconsejar a los médicos:

  • Siempre detenerse ante quien lo solicite, sea cual fuera su situación y su
  • Siempre solicitar a la persona más próxima que se comunique con apoyo (SAME) mientras permanece al lado del paciente
  • Siempre que sea posible dejar un registro de su accionar (a ser incorporada en la historia del traslado de emergencias)
  • Nunca “dejar de ver de qué se trata” una situación que lo pueda requerir
VER ARTICULO COMPLETO