DOCUMENTACIÓN DE LA RECUPERACIÓN ANESTÉSICA

La Anestesiología es una de las especialidades más vulnerables para sufrir reclamos de mala praxis. En nuestra experiencia observamos que muchos de los incidentes y reclamos radican en una pobre comunicación del posto peratorio inmediato.

Al analizar los hechos observamos que se documenta toda la evaluación pre operatoria (evaluación anestésica, riesgo quirúrgico, laboratorio, consentimiento informado), un correcto registro de lo que ocurrió en el intraoperatorio, pero una pobre evaluación post operatoria.

Es decir el médico anestesiólogo anota el estado en que  paciente salió del quirófano (utilizando la escala de Alderete u otra), pero luego suele no haber mayor documentación hasta que el paciente pasa a piso o bien se realiza la evaluación final antes del alta.

Recordemos las las normas generales del protocolo de evaluación post operatoria de la “Guía de Organización y Procedimientos en Cirugía Ambulatoria de las Asociación Argentina de Cirugía”, algunas de sus recomendaciones son:

  • CONTROLAR Y DOCUMENTAR :
    • Presión Arterial
    • Frecuencia Cardíaca
    • Frecuencia Ventilatoria
    • Saturación de O2

¿Cuándo?

– Cada 5 minutos los primeros 15 minutos

– Cada 15 minutos: hasta la 1er hora

– Cada 30 minutos: hasta el alta del sector

  • OTROS CONTROLES que no deben descuidarse son: temperatura corporal, repetir la escala de Alderete a los 15 minutos del ingreso del paciente a la recuperación, evaluar la presencia de dolor u otros eventos cómo ser: náuseas, vómitos, diarreas, diuresis, condición de la herida, drenajes, sangrado, etc.
VER ARTICULO COMPLETO