FATIGA DE ALARMAS

Las alarmas son esenciales para brindar a los pacientes una atención segura en distintos ámbitos de atención. Tenemos alarmas en monitores multiparamétricos, en bombas de infusión, en respiradores, en ECG, en tensiómetros, en mesas de anestesia, en estaciones de monitoreo central, en telemetría, etc. Los médicos y enfermeros dependen de estas alarmas para guiar sus decisiones. Sin embargo, a veces las herramientas que se pensaron para salvar vidas terminan conduciendo al desastre. El número de señales de alarma por paciente por día puede llegar a varios cientos, sobre todo en unidades de cuidados críticos. Esto se traduce en miles de señales de alarma en cada unidad y en decenas de miles por día en todo el hospital.

Se estima que más del 85% de las alarmas que suenan no requieren de una intervención clínica, y muchas de ellas terminan siendo falsas. El exceso de ruidos (la mayoría de los cuales no tienen mayor relevancia) puede insensibilizar al personal y hacer que los profesionales bajen el volumen de las alarmas, las apaguen o las ajusten en niveles que no son seguros ni apropiados para los pacientes. Esta conducta puede tener consecuencias serias, a veces fatales.

¿Qué hacer?

  • Establezca la seguridad de los sistemas de alarmas como una prioridad del hospital
  • Identifique las señales de alarma más importantes basándose en el input del personal médico y de enfermería, en el riesgo que se corre en caso de que la alarma funcione mal o sea desatendida, en las mejores guías de práctica al respecto, etc.
  • Establezca normas y procedimientos que aborden
    • Configuraciones clínicas apropiadas para las señales de alarmas
    • Cuándo las alarmas pueden ser desactivadas
    • Cuándo pueden modificarse los parámetros de la alarma
    • Quién en la organización tiene la autoridad para establecer los parámetros de alarma
    • Quién en la organización tiene la autoridad para modificar los parámetros de alarma
    • Quién en la organización tiene la autoridad para desactivar los parámetros de alarma
    • Monitoreo y respuesta a las señales de alarma
    • Chequeo individual de las señales de alarma  (configuración adecuada, funcionamiento correcto y detectabilidad)
  • Capacite al personal acerca del propósito y la correcta operación de los sistemas de alarma de los cuales son responsables
VER ARTICULO COMPLETO