CUIDADOS AL PACIENTE:  EPOC

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una enfermedad que obstruye el flujo de aire desde los pulmones. Su síntoma capital es la disnea, también se acompaña de tos y sibilancias.

Su principal origen es la inhalación a largo plazo de gases o partículas irritantes, siendo el tabaquismo su principal agente etiológico.

Se trata de una enfermedad pulmonar progresiva y potencialmente mortal que predispone a padecer exacerbaciones y enfermedades graves (cardiopatías, cáncer de pulmón, enfisema, etc), pero por sobre todas las cosas se ve alterada la  calidad de vida.

Si bien su incidencia es muy alta, en el 2016 la OMS calculaba que existían cerca de 251 millones de casos en el mundo, su diagnóstico sigue siendo un obstáculo importante para mejorar la atención de éstos pacientes.

El Estudio funcional respiratorio o Espirometría es la principal herramienta para el diagnóstico, con la cual además de obtener varios indicadores, se puede determinar umbrales para predecir internaciones y la mortalidad relacionada con el EPOC.

La guía GOLD 2019  recientemente publicada clasifica los principios de valoración actual del EPOC, constituyéndose en una herramienta de consulta imprescindible para el profesional de la salud.