ESTRÉS EN LA ADOLESCENCIA

Estrés en la adolescencia

El estrés suele ser definido como un agotamiento mental provocado por la exigencia de un alto rendimiento. Comporta situaciones que se viven como amenazantes, difíciles o dolorosas en donde el cuerpo comienza a perder resistencia y a enfermar.

El periodo adolescente es una etapa  de obstáculos y desafíos en el que debe ir integrándose la personalidad hasta llegar a la madurez, este proceso expone al adolescente a retos y conductas de riesgo que lo hacen vulnerable.

La novedad de la situación, el interés por lo riesgoso, la incertidumbre, el egoísmo y la ambigüedad, características de la etapa adolescente, los lleva a vivir acontecimientos estresantes en los que no siempre pueden implementar estrategias de afrontamiento.

Dentro de los estresores representativos de esta etapa se encuentran:

ESTRESORES PERSONALES

  • Exigencia escolar
  • Agenda de actividades completa
  • Cambios coroporales
  • Baja tolerancia a la frustración
  • Baja Autoestima
  • Necesidad de pertenencia grupal

ESTRESORES AMBIENTALES

  • Problemas socioeconómicos
  • Inseguridad del contexto habitacional
  • Cambios continuos
  • Discusiones

ESTRESORES VITALES

  • Divorcio
  • Muerte
  • Enfermedades

Síntomas de estrés Adolescente:

CONDUCTUALES

  • Transgreción a las normas
  • Agresividad
  • Ailsamiento
  • Conductas de Riesgo
  • Irritabilidad

PSICOLÓGICOS

  • Ansiedad
  • Confusión
  • Tristeza
  • Depresión
  • Narcisismo
  • Hedonismo
  • Miedo
  • Autocrítica

FÍSICOS

  • Problemas gástricos
  • Cefaleas
  • Problemas dermatológicos
  • Problemas respiratorios
  • Alergias

El Malestar en la Cultura

Freud plantea en “El malestar en la cultura”  la contradicción entre las exigencias pulsionales y la limitación de la satisfacción que impone la cultura, provocando sensaciones de dolor y displacer de las que hay que defenderse. La neurosis se originaría al no poder soportar la medida de frustración que la cultura impone. El Estrés, para el psicoanálisis, sería una de las formas de expresar este malestar iniciado en las llamadas enfermedades nerviosas de la antigüedad sobre las que Freud crea la neurosis de angustia. Definiendo a la angustia como la reacción del yo frente a una situación de peligro.