GESTIÓN PARTICIPATIVA

La alegría en el trabajo depende en gran medida de que los líderes sepan crear el espacio para escuchar, comprender e involucrar a los colegas en la toma de decisiones como un paso esencial de la creación conjunta y la gestión participativa. La toma de decisiones bajo este concepto requiere de la creación de consensos y de una comunicación clara.

Los líderes participativos hacen tres cosas:

  • Hacen participar a los otros antes de actuar: involucran a las personas desde las primeras etapas de las iniciativas, para explicar por qué se necesita cierto trabajo y para obtener su compromiso antes de implementar los cambios.
  • Informan: Mantienen a los individuos a su cargo informados de futuros cambios que podrían afectarlos.
  • Escuchan: Estimulan a los colegas a compartir lo que piensan, y escuchan a las personas de todos los niveles de la organización. Consistentemente escuchan a todos, y no sólo cuando las cosas salen bien.

Sugerencias:

  • Estandarice sólo lo que se puede estandarizar, sin exagerar. Brinde cierta libertad para que la gente pueda proponer ideas y decidir cómo realizar mejor su trabajo en el día a día.
  • Tenga sensibilidad en la forma de presentar los datos. Los mismos deben reflejar atributos del sistema y no del desempeño individual.
  • Haga que las nuevas ideas sean fáciles de probar. Probar una idea no es lo mismo que obligar a que todos tengan que hacer por el resto de los tiempos las cosas de esa forma. Se trata siempre al principio de un experimento limitado en el tiempo y a pequeña escala
  • Trate de que lo correcto sea fácil de hacer. Es de vital importancia que las pruebas incluyan un análisis de la “implementabilidad” de la medida a  adoptar