HÁBITOS DE PENSAMIENTO Y ERRORES DIAGNÓTICO

Hay error diagnóstico cuando no se puede establecer de manera precisa y oportuna una explicación al problema de salud que presenta el paciente. También cuando se falla en comunicarle esa explicaciòn.

La mayoría de los errores diagnósticos no se deben a falta de conocimiento de los médicos, sino que se originan en factores cognitivos (hábitos de pensamiento), comunicacionales, actitudinales y sistémicos.  Para entender los hábitos de pensamiento que conducen al error, es clave comprender el concepto de “heurística”. Según la Real Academia Española, la heurística es “la manera de buscar la solución de un problema, en algunas ciencias, mediante métodos no rigurosos, como por tanteo, reglas empíricas, etc”    La heurística es una herramienta médica útil y necesaria, cuando se debe combinar rápidamente el pensamiento con la acción y el resultado generalmente es correcto. Pero así como muchas veces ayuda a salvar vidas, puede en ocasiones llevar a errores importantes en la toma de decisiones.

Algunas de las heurísticas más utilizadas durante el proceso diagnóstico son las siguientes:

  • Heurística de disponibilidad: Es la tendencia a aceptar un diagnóstico debido a la facilidad para recordar un evento o caso similar en el pasado, más que en la probabilidad o prevalencia estadística.

 

  • Heurística de representatividad: Es la tendencia a “encajar” las condiciones con las que se presenta un paciente con ciertas representaciones clínicas prototípicas, pudiendo llevar a la falta de diagnósticos diferenciales.

 

  • Cierre prematuro: Consiste en estrechar el número de hipótesis diagnósticas muy tempranamente en el proceso, de forma tal que el diagnóstico correcto no llega a considerarse.

 

  • Heurística de anclaje: Es la tendencia a quedarse “anclado” en el diagnóstico original pese evidencias que sugieren lo contrario.

 

  • Heurística de contexto: Cuando el médico está muy influido por la historia y los antecedentes del paciente, sus diagnósticos previos u otros factores y el caso es formulado en el contexto equivocado.

 

El médico debe ser consciente acerca del tipo de heurística que está utilizando y de cómo influyen  en su diagnóstico sus sentimientos y experiencias.