PRÁCTICAS DE SEGURIDAD CON MEJOR EVIDENCIA CIENTÍFICA “Las Top Ten”

Práctica de Seguridad (Definición): Tipo de proceso o estructura cuya aplicación reduce la probabilidad de eventos adversos resultantes de la exposición al sistema de salud a través de un rango de enfermedades y procedimientos.

Esta es la definición adoptada por un grupo de trabajo convocado en 2013 por AHRQ, Agencia para la Investigación y la Calidad del Cuidado de la Salud de los EE.UU. El concepto claramente muestra al sistema de salud como posible “noxa”, y estas prácticas serían verdaderas “vacunas”. El grupo de especialistas en seguridad del paciente concluyó que hay 10 prácticas que reúnen suficientes evidencias como para ser “fuertemente recomendadas” para ser aplicadas ya a nivel masivo por las instituciones de salud. Las mismas son:

  1. Listados de verificación (“checklists”) preoperatorios y de anestesia para prevenir eventos adversos durante la cirugía y la recuperación.
  2. Paquetes de medidas (“bundles”) para prevenir infecciones de vías centrales.
  3. Intervenciones para reducir el uso de sondas vesicales, incluyendo recordatorio escrito de su utilización, órdenes de retiro o protocolos de remoción iniciados por enfermería.
  4. Paquetes de medidas (“bundles”) para prevenir neumonías asociadas al respirador
  5. Higiene de manos.
  6. Listado de abreviaturas peligrosas que no se deben usar.
  7. Intervenciones múltiples para prevenir escaras por decúbito.
  8. Precauciones de barrera para prevenir infecciones hospitalarias.
  9. Colocación de vías centrales bajo control ecográfico en tiempo real.
  10. Intervenciones para mejorar la profilaxis de tromboembolismos venosos

Fuente: Agency for Healthcare Research and Quality. March, 2013. Making Health Care Safer II: An updated critical analysis of the evidence for patient safety practices