PRINCIPIOS PARA UNA PRESCRIPCIÓN PRUDENTE

Pensar  más allá de los medicamentos.

1º principio: Buscar en primera instancia alternativas no farmacológicas.

2º principio: Considerar las causas subyacentes, potencialmente tratables, de los problemas, en lugar de tratar los síntomas con medicamentos.

3º principio: Buscar oportunidades para la  prevención en lugar de centrarse en el tratamiento de síntomas o de una enfermedad avanzada.

4º principio: Siempre que sea posible usar el tiempo como un test  diagnóstico y terapéutico.

 Practicar una prescripción más estratégica.

5º principio: Manejar pocos medicamentos pero aprender a utilizarlos bien.

6º principio: Evitar el cambio continuo a nuevos medicamentos sin tener motivos claros y concluyentes basados en la evidencia.

7º principio: Ser escéptico con el tratamiento individualizado.

8º principio: Siempre que sea posible, comenzar el tratamiento con un solo fármaco.

Mantenerse alerta ante la aparición de posibles efectos adversos.

9º principio: Ante un nuevo problema de salud pensar en primer lugar si puede tratarse de una reacción adversa a un medicamento.

10º principio: Informar a los pacientes sobre las reacciones adversas que pueden provocar sus medicamentos para que sean capaces de reconocerlas lo más pronto posible en caso de aparezcan.

11º principio: Considerar si no se está promoviendo y a la vez tratando, un síndrome de abstinencia.

Aproximarse a los nuevos medicamentos y a las nuevas indicaciones con prudencia y escepticismo.

12º principio: Informarse de los nuevos medicamentos y las nuevas indicaciones empleando fuentes fiables e independientes.

13º principio: No tener prisa por utilizar medicamentos de reciente comercialización.

14º principio: Asegurarse de que el medicamento mejora resultados clínicos orientados al paciente en vez de variables subrogadas orientadas a la enfermedad.

15º principio: Rehuir a la ampliación o extrapolación de indicaciones.

16º principio: No dejarse seducir por la elegante farmacología molecular o fisiológica de algunos fármacos.

17º principio: Tener precaución con la promoción selectiva de estudios.

 Trabajar con los pacientes  para establecer objetivos comunes.

18º principio: No ceder de forma precipitada y poco crítica a las peticiones de los pacientes, especialmente con los medicamentos que conocen por la publicidad.

19º principio: Ante un fracaso terapéutico, evitar prescribir más fármacos sin antes comprobar la adherencia del paciente al tratamiento.

20º principio: Evitar volver a prescribir medicamentos que ya han sido administrados previamente al paciente sin obtener respuesta, o que causaron una reacción adversa.

21º principio: Suspender el tratamiento con fármacos innecesarios o que no están siendo efectivos.

22º principio: Respetar las dudas expresadas por los pacientes sobre sus medicamentos.

Considerar los efectos del tratamiento de forma amplia y a largo plazo.

23º principio: Pensar más allá de los beneficios inmediatos de los fármacos y valorar beneficios y riesgo más a largo plazo.

24º principio: Buscar oportunidades para mejorar los sistemas de prescripción y que hagan ésta más segura.


Referencia:  Schiff GD et al. Principles of conservative prescribing. Arch Intern Med. 2011 Sep 12;171(16):1433-40.