DESPRESCRIPCIÓN DE MEDICAMENTOS EN ADULTOS MAYORES

DESPRESCRIPCIÓN DE MEDICAMENTOS EN ADULTOS MAYORES

Afortunadamente la esperanza de vida va en aumento, sin embargo esto trae aparejado una población de mayor complejidad, mayor comorbilidad, con condiciones médicas crónicas y para lo que se les prescribe un elevado número de medicamentos.

En Marzo del 2017 la Organización Mundial de la Salud (OMS) puso en marcha el tercer reto mundial por la seguridad del paciente, con el objetivo de reducir en cinco años un 50 % de los efectos adversos producidos por medicamentos . Este reto se centra en tres áreas prioritarias de la seguridad en el uso de medicamentos: la polimedicación, las situaciones de alto riesgo y las transiciones asistenciales.

La optimización de la terapia con medicamentos es esencial en el cuidado de una persona mayor. El proceso de prescripción de un medicamento incluye: decidir que tratamiento está indicado, elegir el mejor medicamento, evaluar la efectividad y la toxicidad.

Revisar las necesidades de tratamiento de un paciente mayor que toma múltiples medicamentos puede ser una tarea compleja y que requiere mucho tiempo ,pero la retirada de medicamentos puede ser en muchas ocasiones la mejor decisión y dar lugar a beneficios clínicos significativos.

En aquellos pacientes con menor esperanza de vida los fármacos tienen menos tiempo para conseguir un beneficio clínico, por lo tanto los objetivos del cuidado del paciente serían los cuidados paliativos y los objetivos del tratamiento el manejo de síntomas.

En aquellos pacientes con mayor esperanza de vida los fármacos tienen más tiempo para conseguir un beneficio clínico, por lo tanto los objetivos del cuidado del paciente son más agresivos y los objetivos del tratamiento serían la prevención.

 Desprescripción de medicamentos

¿Qué es la desprescripción?

Hay diversas definiciones:

  1. Cese de un tratamiento de larga duración bajo la supervisión de un profesional médico (Le Coteur et al, 2011).
  2. Proceso cuidadoso y estandarizado encaminado a suspender algunos de los medicamentos que se han ido acumulando en el tratamiento del paciente (Villafaina, 2011).
  3. Proceso de desmontaje de la prescripción por medio de su análisis, que concluye con la modificación de dosis, sustitución o eliminación de unos fármacos y adición de otros (Gavilán et al, 2012).
  4. Garantizar a las personas que no reciben tratamientos innecesarios, que no les causan beneficios y que pueden causarles algún daño (Alldred D., 2014).

¿Por qué y a quien desprescribir?

La desprescripción debería aplicarse a cualquier paciente  independientemente del número de fármacos que toma, sin embargo, adquiere mayor relevancia en los polimedicados y en los pacientes mayores frágiles.

Las guías de práctica clínica brindan información acerca de cómo iniciar o añadir fármacos para alcanzar objetivos terapéuticos específicos , sin embargo, los pacientes mayores con multimorbilidad y polimedicados no suelen estar representados en los ensayos clínicos y la evidencia disponible sobre la eficacia de los tratamientos en estos pacientes es limitada. Además pocas guías indican cómo retirarlos.

Las situaciones en las que se puede considerar la desprescripción son:

  • Pacientes polimedicados, especialmente mayores frágiles.
  • Cuando los fármacos producen efectos adversos.
  • Cuando los fármacos no han demostrado eficacia en los ensayos clínicos
  • Cuando la expectativa de vida es corta, en pacientes terminales, frágiles o con demencia avanzada, reevaluar los objetivos.
  • Cuando, al hace una revisión de la medicación, hay medicamentos que no son necesarios o adecuados o que han dejado de serlo.
  • Cuando se detectan duplicidades, interacciones relevantes, errores de prescripción, medicación inadecuada o incumplimiento.

¿Cómo desprescribir?

  1. a) Por fármacos: si un fármaco determinado es inapropiado para su uso en una población concreta, revisar uno a uno a todos esos pacientes para identificar quiénes lo tienen prescrito, actuando luego en consecuencia.
  2. b) Por pacientes: evaluar en cada paciente su régimen terapéutico, suspender los medicamentos innecesario y añadir los necesarios de manera individualizada, según el estado del paciente y su expectativa de vida.

¿Cuáles son las consecuencias de la desprescripción?

Puede tener consecuencias positivas y negativas.

Consecuencias positivas:

  • Mayor satisfacción del paciente.
  • Mejora de la calidad de vida.
  • Reducción del riesgo de efectos adversos e interacciones.
  • Menor costo para el paciente y para la sociedad.

Consecuencias negativas:

  • Síndrome de retirada. Por ejemplo, las benzodiazepinas., sino se realiza de manera lenta y bajo supervisión médica.
  • Efecto rebote: como en el caso de los beta-bloqueantes.
  • Aparición de interacciones: Por ejemplo, al discontinuar fármacos en un paciente tratado con acenocumarol se puede alterar el RIN.
  • Reaparición de síntomas. Por ejemplo, insomnio tras el cese de hipnóticos.