TELEMEDICINA 

La Telemedicina incluye no solo lo asistencial, sino también a la gestión y a la educación. La posibilidad de que los médicos y los pacientes utilicen la medicina a distancia depende del acceso a la tecnología, y este no es el mismo en todas partes.

¿Cuáles son los usos más comunes de la Telemedicina?

  • Teleasistencia: Interacción entre un médico y un paciente geográficamente aislado o que se encuentra en un medio hostil y no tiene acceso a un médico local.
  • Teleconsulta: interacción donde el paciente consulta directamente a un médico, utilizando cualquier forma de telecomunicación, incluido internet. No hay relación médico-paciente previa, ni exámenes clínicos y tampoco un segundo medico en el lugar.
  • Televigilancia: Interacción entre el médico y el paciente, donde se transmite información médica electrónicamente (presión arterial, electrocardiogramas, glucemia, etc.) al médico. Esto le permite vigilar regularmente el estado del paciente. Se utiliza con más frecuencia en pacientes con enfermedades crónicas, como la diabetes, hipertensión, minusvalías físicas o embarazos difíciles.
  • Telecirugía (Cirugía Robótica): La cirugía Robótica es un área emergente de la Telemedicina. Más de 300 hospitales alrededor del mundo cuentan con esta tecnología.
  • Telecapacitación: Es el uso académico de la videoconferencia médica. Un docente puede impartir clases a un grupo o varios grupos de estudiantes que se encuentren distantes.
VER ARTICULO COMPLETO