UN RIESGO EMERGENTE: GRABACIONES ENCUBIERTAS DE CONVERSACIONES CON MÉDICOS

Hablamos de un escenario desagradable para cualquiera, no solo aquellos que trabajan en el ámbito médico. Una conversación que uno pensaba que era privada, fue grabada sin su consentimiento. Palabras sacadas de contexto, lo dejan mal parado ya que no representan lo que se quiso transmitir con cierto comentario.

La práctica de grabar sin este consentimiento, tiene sin duda implicancias éticas y legales. El problema de hoy en día, es que el avance tecnológico se da a un ritmo tal, que escapa el ritmo de los avances de regulación y legislación.

Cualquier individuo dudaría en qué hacer ante este tipo de situaciones, pero también hay que tener en cuenta que NO se debe hacer.

Se debe de evitar responder a las grabaciones o videos subidos en las redes sociales atacando a la persona que lo hizo. Los médicos pueden verse tentados, por ejemplo, a utilizar las mismas plataformas para realizar aclaraciones o responder emocionalmente iniciando un vaivén inconducente con el paciente.

Aún respuestas calmas y bien razonadas pueden violar la privacidad de los pacientes si son colocadas en las redes sociales. Por otra parte, es más que probable que la discusión se salga de los carriles, llevando al profesional a decir algo aún más inconveniente que en la grabación original.

VER ARTICULO COMPLETO