EL RIESGO DEL RIESGO QUIRÚRGICO

Entendemos que así definimos a “la valoración de la probabilidad de que aparezcan resultados adversos a consecuencia de una intervención quirúrgica”

 Partimos de la premisa que NO EXISTE CIRUGÍA SIN RIESGO. A modo de un tetrix basta unir el paciente con la cirugía indicada para desencadenar una consecuencia no deseada.

Por lo tanto en su valoración hay SIEMPRE dos componentes: el paciente y el tipo de cirugía.

TODO procedimiento urgente que tenga por fin salvar una vida, debe llevarse a cabo sin contemplar el riesgo quirúrgico. TODO procedimiento electivo o programado debe hacerse bajo las condiciones y cuidados adecuados en forma más o menos alejada de un evento agudo.

Podemos decir que el Riesgo Quirúrgico es un PROCESO:

1) Que comienza antes de la cirugía con una evaluación profesional. La que mediante el interrogatorio, examen físico y exámenes complementarios; categorizará el riesgo del  paciente de acuerdo a scores (ASA, Goldman, etc)

2) Seguirá durante la cirugía tomando los cuidados estipulados

3) Concluirá en el post operatorio con la adecuada observación y/o internación en la sala con los cuidados apropiados.

Si bien no hay pautas claras al respecto, la DURACIÓN aceptada para una correcta evaluación perioperatoria no debe ser mayor a un mes. Y en ningún caso puede transferirse de una cirugía a otra.

Finalmente, la valoración previa, el score utilizado, las medidas adoptadas y el consentimiento informado… todo debe quedar incluido en la Historia Clínica.