RECOMENDACIONES PARA EL USO SEGURO DE LA FUNCIÓN “COPIAR Y PEGAR” EN LAS HISTORIAS ELECTRÓNICAS

Con la llegada de la digitalización a los hospitales y centros de atención, los médicos, enfermeras y demás prestadores encontraron en la función “copiar y pegar” de las historias electrónicas una forma fácil de transmitir la información de un área a otra de la institución.  Distintos estudios han demostrado que entre el 74% y el 90% de los médicos utilizan esta herramienta de la documentación electrónica.

La función “copiar y pegar” tiene muchos beneficios que facilitan la actividad asistencial. Entre ellos, se pueden mencionar los siguientes:

  • Ahorro de tiempo, al permitir que la información que no suele cambiar sea fácilmente transferida.
  • Permite capturar de manera eficiente información compleja
  • Mejora el rastreo de los distintos problemas que pueden tener pacientes complejos, brindando una forma sencilla de documentar la continuidad de la atención recibida.
  • Reduce los errores de transcripción
  • Disminuye el riesgo de desatender comunicaciones o de abordar temas importantes (ej: olvidarse de alguna parte del plan de cuidados)

Contrabalanceando estas ventajas, el “copiar y pegar” también trae aparejados riesgos que pueden impactar negativamente sobre la seguridad de los pacientes;

  • Algunas evoluciones contienen tanta información “copiada y pegada” que dificulta mucho su interpretación precisa y oportuna.
  • La información inexacta o inconsistente puede impactar negativamente sobre la atención si la misma es copiada y pegada continuamente de un día a otro. Se retrasan así diagnósticos y tratamientos. También lleva a la pérdida de confianza en la historia clínica.
  • Resulta muy difícil defender en juicios por mala praxis casos en los que la información copiada y pegada jugó algún papel.
  • A diferencia de otros problemas con la informática en salud, el mayor problema con la práctica de “copiar y pegar” es que la misma es silenciosa, siendo difícil identificar o reconocer que la información que se está leyendo ha sido copiada y pegada. Si el material que se copió y pego no se hace visible de alguna forma, se generan dudas sobre su validación y precisión.
  • Otros problemas se crean cuando se toman decisiones en base a información desactualizada o de otro paciente que fue inadvertidamente copiada y pegada.

En un intento por minimizar los riesgos para la seguridad que tiene esta práctica, el grupo de trabajo convocado por ECRI (una de las organizaciones de seguridad del paciente y evaluación de tecnologías más prestigiosa del mundo) consensuó estas cuatro recomendaciones;

  • Recomendación A: Genere un mecanismo para que el material copiado y    pegado sea fácilmente identificable
  • Recomendación B: Garantice que la procedencia del material copiado y pegado se encuentre inmediatamente disponible.
  • Recomendación C: Garantice la adecuada capacitación y entrenamiento del personal acerca del uso apropiado y seguro del “copiar y pegar”
  • Recomendación D: Garantice que las prácticas de copiar y pegar sean regularmente monitoreadas, medidas y evaluadas.

 

Fuente: ECRI (February 2016)  Health IT Safe Practices: Toolkit for the Safe Use of  Copy ande Paste”.