LOS 8 PRINCIPIOS DE LA ATENCIÓN  CENTRADA EN LA PERSONA

La atención centrada en la persona debe ser un valor central de las organizaciones sanitarias, que guíe sus planificaciones, prestaciones y evaluación de la atención que brinda. La misma se basa en la generación de alianzas mutuamente beneficiosas para los profesionales de la salud, los pacientes y sus familias. El Instituto Picker, organización que viene bregando desde hace décadas por una atención más humanizada ha establecido los siguientes 8 principios:

  1. Respeto por los valores, las preferencias y las necesidades expresadas por los pacientes: Debemos involucrar a los pacientes en la toma de decisiones, reconociendo que son individuos con sus propios valores y preferencias. Se les debe brindar un trato digno, con respeto y con sensibilidad de sus valores culturales y autonomía.  La toma de decisiones deben ser adecuadamente informadas y compartidas.

 

  1. Coordinación e integración de la atención: Una atención coordinada puede reducir los sentimientos de vulnerabilidad del paciente. Incluye la coordinación del cuidado clínico, de los servicios de soporte o apoyo y el trabajo en equipo de quienes integran la institución de salud.

 

  1. Información y capacitación: Sobre el estado clínico, el progreso y el pronóstico, sobe procesos de cuidado y de atención, sobre cómo facilitar la autonomía, el auto cuidado y la promoción de salud.

 

  1. Confort físico: Manejo del dolor; asistencia en las actividades y necesidades de la vida diaria. Respeto de la privacidad, la limpieza y la comodidad en el entorno del hospital.

 

  1. Apoyo emocional y alivio de temores y ansiedad: El miedo y la ansiedad asociados con la enfermedad pueden ser tan debilitantes como los efectos físicos. Se debe calmar la ansiedad sobre el estado clínico, el tratamiento y el pronóstico, la ansiedad sobre el impacto de la enfermedad sobre sí mismos y su familia, y la ansiedad sobre el impacto económico de su dolencia.

 

  1. Participación de la familia y amigos: Se deben brindar comodidades para quienes brindan contención emocional al paciente, respetando y reconociendo el rol de familiares y amigos como “abogados” del paciente. Se debe apoyar a los miembros de la familia como socios en el cuidado y reconocer sus necesidades.

 

  1. Continuidad de atención en las transiciones asistenciales: Brindar información detallada y comprensible de los medicamentos, limitaciones físicas, dieta, etc.. Planificar y coordinar los servicios después del alta y asegurarse de los pacientes y familiares comprenden esa información. Informar sobre el acceso al apoyo clínic, social, físico y financiero de manera continua.

 

  1. Acceso a la atención: Fácil acceso a la ubicación de hospitales, clínicas y consultorios médicos; disponibilidad de transporte; facilidad en la programación de citas; accesibilidad a los especialistas o servicios especializados cuando se hace una derivación; instrucciones claras acerca de cuándo y cómo obtener referencias,

 

Fuente: Picker Institute  www.picker.org

VER ARTICULO COMPLETO