EQUIPOS DE ALTO RENDIMIENTO

En todo el ámbito de la salud, pequeños grupos de personas pertenecientes a distintas disciplinas trabajan juntos, ya sea en terapia intensiva, quirófanos, salas de parto, guardias de emergencia, consultorios o internación. Si la atención eficiente y segura de los pacientes es realmente una prioridad, médicos, enfermeras, farmacéuticos, técnicos y otros profesionales deben coordinar sus actividades. Los equipos cometen menos errores que los individuos, y esto es especialmente cierto cuando cada miembro del equipo es tan consciente de las responsabilidades del resto de los miembros como lo es de las suyas.

Los equipos, a diferencia de los grupos, plasman una acción colectiva que surge de la interdependencia de las tareas. El trabajo en equipo característicamente obliga a que los miembros del equipo se ajusten unos a otros, ya sea de manera secuencial o simultánea, en un esfuerzo para cumplir con los objetivos planteados.

 Los equipos de alto rendimiento:

  • Comparten modelos mentales
  • Tienen roles y responsabilidades claras
  • Poseen habilidades y conocimientos especializados
  • Pueden funcionar bajo condiciones de gran carga de trabajo
  • Tienen una visión clara, valorada y compartida
  • Toman decisiones
  • Optimizan recursos
  • Se comprometen a una disciplina de feedback regular
  • Desarrollan un sentimiento colectivo de confianza
  • Crean mecanismos para cooperar y coordinar
  • Administran y optimizan los resultados del rendimiento
VER ARTICULO COMPLETO