¿Puede un médico dar por finalizada la relación médico-paciente?

En épocas de reafirmación y amplia difusión de los derechos de los pacientes y de los consumidores, resulta oportuno repasar  algunos derechos de los profesionales de la salud, consagrados por la mayoría de los códigos de ética. Uno de estos derechos es el derecho a abandonar o transferir la atención médica del paciente.

La relación contractual que se establece entre el médico y el paciente genera para las partes un cúmulo de deberes y derechos. Cuando el paciente no cumple con sus obligaciones (buena fe, lealtad, colaboración), el médico tiene el derecho a dejar de atenderlo y transferir su atención médica.

 

Los pacientes y sus familias también incumplen con sus obligaciones cuando son groseros con el profesional o con miembros de su equipo, cuando son violentos o amenazan con acciones legales, cuando no cumplen con el tratamiento prescripto o cuando faltan repetidamente a las citas programadas

 

El Código de Ética de la Asociación Médica Argentina (AMA) trata específicamente este derecho en su articulado:

  • 71: En caso de enfermos en asistencia, los miembros del Equipo de Salud tienen el derecho de abandonar dicha atención o de transferirla a otro colega cuando mediaran las siguientes circunstancias:

 

  • a) Si a juicio del profesional no se ha establecido una adecuada relación Equipo de Salud-Paciente, lo cual redundaría en un impedimento o perjuicio para una adecuada atención

 

  • b) Si el enfermo, en uso de su juicio y voluntad no cumple con las indicaciones prescriptas o en ausencia de dichas condiciones, sus allegados responsables no colaboran a dicho cumplimiento.

 

  • c) Si se entera que el enfermo es atendido subrepticiamente por otro profesional.

 

  • 82: El Paciente tiene el deber moral de reconocer sus responsabilidades por el incumplimiento de las indicaciones profesionales, en el caso en que su salud empeore o surjan circunstancias graves en el curso de la misma.

 

  • 98. Inc. b) El profesional de la salud puede dejar la asistencia si el enfermo ha perdido su confianza. Tal situación debe ser analizada entre ambos para decidir un reemplazante que acepte hacerse cargo del enfermo. El profesional que se retira deberá actuar leal y respetuosamente con el colega propuesto, cualquiera sea la opinión que este le merezca.

 

  • 81: Cuando el paciente desee hacer uso de su derecho a una segunda opinión, tiene el deber de notificar este hecho al profesional que lo trató hasta ese momento, así como deberá aceptar que éste notifique su retiro ante esta circunstancia, si ello corresponde.

 

  • Art 476: Si el paciente abandona el seguimiento sin aviso al médico o no concurre a los controles o realiza subrepticiamente otros tratamientos distintos al indicado, el médico tiene derecho a dejar de atenderlo, quedando liberado de sus obligaciones.

 

Los mayores esfuerzos del profesional deben concentrarse en que el paciente comprenda las razones por las cuales deja de atenderlo (que deberán quedar documentadas en la historia clínica) y en el mantenimiento de la continuidad de la atención.  El médico debe realizar intentos razonables para poner al paciente sobre aviso de la terminación de la relación y ayudarlo a buscar otro prestador. Para salvaguardar la responsabilidad legal del médico, se recomienda que el aviso de la culminación se realice por escrito, dándole al paciente un cierto plazo para que consiga otro profesional. Este plazo no debería ser menor a los 30 días, aunque cada caso deberá ser considerado individualmente.  El aviso de terminación debe incluir la condición actual del paciente y su necesidad de seguimiento. Debe brindársele información que lo ayude a encontrar a otro prestador, y ofrecerle una copia de la historia clínica  al nuevo profesional designado.

VER ARTICULO COMPLETO