EL PODER DE LA PARTICIPACIÓN DEL PACIENTE EN SU PROPIA ATENCIÓN

¿Qué el valor tiene la participación de los pacientes y sus familias en los esfuerzos por mejorar la seguridad de la atención? Tanto la investigación como la práctica demuestran que la participación lleva a una atención más segura, mejorando  no sólo los resultados, sino también la experiencia de los pacientes y de los profesionales, ayudando a la organización a mejorar sus procesos y beneficiando en definitiva todos los pacientes.

La participación del paciente mejora los resultados de la atención 

  • Ayuda a afinar el diagnóstico

Un diagnóstico preciso requiere que el paciente o quien lo representa brinde la totalidad de la historia, lo que a su vez requiere de un habilidoso estímulo y apoyo por parte del médico que realiza el interrogatorio. La comunicación clara aumenta notablemente la posibilidad de un diagnóstico correcto.

  • Ayuda a tomar decisiones en base a sus propios intereses y valores

Las decisiones acerca del tratamiento deben estar basadas no sólo en la evidencia clínica, sino también en las preferencias, valores y circunstancias del paciente. Cuando se ignoran las preferencias del paciente, intervenciones que parecían clínicamente razonables en el momento pueden ser luego profundamente lamentadas, tanto por los pacientes como por los profesionales.

  • Mejora la adherencia a la medicación y plan de tratamiento

Aún con el mejor plan de tratamiento, es el paciente quien decide tomar o no la medicación prescripta o cumplir con la dieta o el plan de ejercicios. Cuando se habla de “cumplimiento” o “adherencia”, los prestadores a menudo olvidan este hecho crítico. La evidencia demuestra que si no se consultó y comprometió al paciente, es menos probable que siga el plan de tratamiento, lo que deriva en pobres resultados y pérdida de recursos y tiempo para los pacientes y los médicos que los atienden.

  • Aporta otro par de ojos

 A menudo los pacientes detectan defectos en el sistema de atención que resultan invisibles para los médicos. Los necesitamos para que controlen, informen y participen de los planes de seguridad. Los pacientes con mayor participación son menos propensos a experimentar eventos adversos.

La participación del paciente mejora su experiencia de atención 

  • Los hace sentirse “socios” de quienes los atienden

 Probablemente todos podemos recordar a los médicos, enfermeras y otros que estuvieron “de nuestro lado” cuando estuvimos enfermos y a quienes trabajaron “con” nosotros en vez de “sobre” nosotros. Esta experiencia de confianza y alianza es por sí misma valorable y satisfactoria para los pacientes, sus familias y el personal. 

  • Tienen una mayor satisfacción con los resultados

 Los pacientes que toman decisiones basadas en sus preferencias y valores suelen estar más satisfechos con los resultados de su atención. 

  • Se sienten más seguros

Los datos de las encuestas de satisfacción demuestran que las mejores experiencias se correlacionan con una mayor participación de los pacientes y una menor incidencia de eventos adversos.

La participación del paciente mejora la experiencia de los profesionales de la salud 

  • Al considerar al paciente y a su familia como parte del equipo

Este nuevo modelo de relación con pacientes plenamente comprometidos ha demostrado ser clave para la mejora continua, siendo una importante fuente de satisfacción  en el trabajo para el personal sanitario. Además, la resiliencia y capacidad de  lucha los pacientes son una fuente de inspiración para el personal sanitario

 La participación del paciente mejora los resultados de todo el sistema 

  • Al difundir los beneficios de la participación a toda la organización

Los cambios en el sistema de atención que resultan de la participación de los pacientes y de sus familias durante su atención pueden potencialmente beneficiar a los futuros pacientes. Una mejora sugerida por un paciente para prevenir un error de dosis con su medicación, por ejemplo, servirá, si la medida se transmite a toda la institución, para prevenir errores similares con otros pacientes.

  • Al brindar a la organización el punto de vista del consumidor

 Además de comprometerse con su propia atención, los pacientes también pueden tener un rol muy activo apoyando la seguridad de la atención de otros pacientes y colaborando con las organizaciones de salud. Los pacientes suelen apoyarse mutuamente a través de incontables asociaciones, grupos de discusión y foros que buscan mejorar la calidad y seguridad de los sistemas de atención. Las instituciones de avanzada en esta área tienen una representación de los pacientes en muchos de sus comités de importancia, no sólo para resaltar y comunicar la experiencia de los pacientes, sino también para acercarlos a los profesionales y mejorar los vínculos de la institución con la comunidad a la que sirve.

 

En resumen, la experiencia indica que la alta calidad y seguridad en la atención se correlacionan con experiencias positivas para el paciente, y que aquellas organizaciones que se toman la participación de estos últimos en serio son percibidas más favorablemente por los pacientes, médicos, enfermeras y personal.