TRANSPARENCIA EN ORGANIZACIONES DE SALUD

¿Qué pasaría si existiera una píldora mágica que pudiera solucionar muchos de los problemas de seguridad, calidad de atención, participación de los pacientes y costos del sistema de salud? ¿Qué tal si esa píldora fuera relativamente barata y tuviera muy baja incidencia de efectos adversos? ¿Y si esa píldora estuviera disponible para usarse hoy? ¿Qué tal si la píldora atacara el problema a través  de tantos mecanismos diferentes que la probabilidad de generar resistencia fuese baja?

 

Para los especialistas del Instituto Lucian Leape de la National Patient Safety Foundation esa píldora mágica existe y se llama transparencia, entendida como el flujo libre y sin restricciones de información, abierta al escrutinio de otros. La misma abarca la liberalización de la información en cuatro campos: transparencia entre los profesionales de la salud y sus pacientes, transparencia entre colegas, transparencia entre organizaciones de salud y transparencia entre las organizaciones de salud y la población general.

 

¿Por qué habría que ocuparse seriamente de este tema?

 

  • Para promover la responsabilidad de los profesionales y las organizaciones de salud.
  • Para acelerar las mejoras en calidad y seguridad
  • Para promover la confianza y la conducta ética
  • Para facilitar las decisiones de los pacientes

 

Ventajas de la transparencia

 

  • La transparencia no tiene mayores costos

 

Si bien la creación de un sistema de apoyo a la transparencia y de capacitación a los médicos, enfermeras, líderes institucionales, pacientes y familias tiene un costo, el mismo suele ser menor al gasto que actualmente se destina a evitar la transparencia.

 

 

 

 

  • La transparencia en una herramienta que aplica a todos los ámbitos de atención

A diferencia de otras intervenciones de seguridad, la transparencia puede tener efectos muy poderosos en todos los niveles del sistema de salud; en ámbitos de internación y ambulatorio, en la atención clínica y quirúrgica, en la atención del paciente a nivel individual y en aquella que involucra a toda la política sanitaria.

 

  • La transparencia trabaja a través de múltiples mecanismos

La transparencia mejora la seguridad y la calidad de muy distintas formas: mejorando la comunicación entre los profesionales, permitiéndoles a éstos recibir el reconocimiento por un desempeño de excelencia y brindando información a otros para que los emulen, permitiéndoles a los pacientes evaluar su atención y tomar decisiones informadas acerca de dónde es mejor atenderse, construyendo sistemas para el escrutinio adicional de acreditadores y público en general y despertando el orgullo y el sentido de competencia. Las mejoras en distintos puntos suelen tener a su vez un efecto sinérgico sobre otras áreas.

 

  • La transparencia es consistente con los principios básicos del profesionalismo

 

La transparencia no se contrapone sino que refuerza la visión de profesionalismo que deben tener los médicos, enfermeras y resto del personal, consistente en poner los intereses del paciente primero y garantizar la calidad de la atención. Si bien los profesionales asistenciales generalmente desean compartir información que mejore la atención y la seguridad, existen todavía barreras muy fuertes para que puedan hacerlo.

 

  • La transparencia es generalmente una herramienta bienvenida

 

Los pacientes, familias y responsables de políticas sanitarias apoyan uniformemente la transparencia en el sector salud. Del lado prestador, en los Estados Unidos, tanto la American Hospital Association como la American Medical Group Association coinciden en que el principio de transparencia debe guiar los esfuerzos por mejorar la calidad de la atención.

 

A diferencia de casi todas las intervenciones de seguridad probadas hasta la fecha, los resultados de la transparencia –en todos los niveles del sistema-, han sido consistentemente mejores de lo que se esperaba, tanto en términos de mejora de desempeño como de menores “efectos adversos”. Por ejemplo, luego de que Medicare y Medicaid comenzaran en los EE.UU a publicar y a comparar indicadores clínicos de los hospitales en su sitio web “Hospital Compare”, las tasas de cesáreas electivas descendieron significativamente, después de implementar una estrategia de transparencia y de reformar el sistema de pagos. De manera similar, el reporte público de las encuestas de satisfacción de los pacientes ha llevado a importantes mejoras, y hoy son muchos los hospitales, centros de salud y profesionales que están realizando esfuerzos sustanciales para mejorar su desempeño a partir de estos resultados. De hecho,  hay pocas evidencias de que la  implementación de un sistema de pago por desempeño, una intervención muchos más compleja y controversial, funcione mejor que la mera transparencia.

 

Fuente: “El valor de la transparencia”. Biblioteca Virtual NOBLE ®, Enero 2016