10 ERRORES DIAGNÓSTICOS A EVITAR EN GUARDIA DE EMERGENCIAS 

Cerca del 20% de todas las demandas por mala praxis se originan en la guardia de emergencias. La incapacidad y la muerte son escenarios repetidos en este ámbito. En caso de presumir un daño causado por impericia, imprudencia o negligencia, estos pacientes suelen estar más propensos a iniciar acciones legales ya que, a diferencia de otros ámbitos, no se alcanza a desarrollar una relación médico- paciente que ayude a minimizar esta posibilidad. . Desafortunadamente, otra de las principales defensas del profesional, la historia clínica, suele ser deficiente y limitada a unos pocos renglones en el libro de guardia.

La principal causa de demandas en este ámbito son los errores diagnósticos. Hay error diagnóstico cuando se falla para establecer de manera precisa y oportuna una explicación al problema de salud del paciente y también cuando, teniendo una explicación, la misma no se comunica de manera oportuna al paciente.

 

Los errores diagnósticos más frecuentes en guardia de emergencias son los siguientes:

 

  1. Error en el diagnóstico de síndromes coronarios agudos.
  2. Error en el diagnóstico de apendicitis aguda
  3. Error en el diagnóstico de cuerpos extraños en heridas.
  4. Error en el diagnóstico de fractura de escafoides
  5. Error en el diagnóstico de meningitis (niños)
  6. Error en el diagnóstico de embarazo ectópico.
  7. Error en el diagnóstico de aneurisma de aorta abdominal
  8. Error en el diagnóstico de torsión testicular (niños)
  9. Error en el diagnóstico de hemorragia subaracnoidea (HSA)
  10. Error en el diagnóstico de hematoma intracraneano (TEC leve/moderado)

 

Los errores diagnósticos se producen por la mezcla de factores cognitivos, actitudinales, comunicacionales y sistémicos.

 

Dentro de los cognitivos se destacan los sesgos de pensamiento (heurística). A los médicos les gusta pensar que sus diagnósticos son absolutamente racionales y deductivos, pero la mayoría de las veces tienen un alto componente intuitivo y emocional, en base a la experiencia de quien diagnóstica. Sesgos de pensamiento más importantes: sesgo de disponibilidad; sesgo de anclaje; cierre prematuro; sesgo de contexto, sesgo de autoridad. Dentro de los factores actitudinales, los más importantes son el exceso de confianza y la complacencia (la creencia de que este tipo de errores son inevitables. Dentro de los factores comunicacionales: fragmentación de la atención; un sistema que promueve y recompensa la autonomía y el desempeño individual; falta de participación del paciente y su familia en el proceso. Dentro de los factores sistémicos: malas condiciones de trabajo; sobrecarga de tareas, procesos mal diseñados (seguimiento de análisis complementarios; notificación de resultados anormales; inadecuados traspasos).

 

Para mejorar el desempeño diagnóstico se deben combinar estrategias que se focalicen en el médico y estrategias que se focalicen en el sistema de atención.

 

Dentro de las medidas  focalizadas en el médico se incluyen la  capacitación formal y entrenamiento (ej: ateneos de casos problema), la mejora del feedback cuando un colega descubre el error diagnóstico de otro, y la metacognición (saber descifrar el mecanismo de pensamiento que llevó a ese diagnóstico.

 

Las estrategias que se focalizan en el sistema de atención pueden subdividirse a su vez en a) estrategias para combatir los errores cognitivos; b) estrategias para mejorar la comunicación; c) estrategias para identificar y auditar los errores diagnósticos, y d) estrategias para mejorar las condiciones de trabajo.

 

Para combatir los errores cognitivos se puede: brindar información bibliográfica sobre los mecanismos mentales; ejercitar la capacidad diagnóstica mediante la presentación de casos problema; brindar sistemas informáticos de ayuda a las decisiones médicas; facilitar el acceso a internet y versiones clínicas de las revistas online en el punto de atención; utilización de guías y algoritmos diagnósticos consensuados por sociedades científicas.

 

Para mejorar la comunicación se puede: garantizar que existan registros informáticos (información disponible 24 hs); recordatorios automáticos de seguimiento; desarrollar técnicas de comunicación y pase de información estructurada; garantizar un sistema eficiente para comunicar resultados anormales; facilitar el acceso a una segunda opinión clínica/segunda lectura de estudios radiológicos, supervisar de cerca los diagnósticos de los médicos en formación; garantizar un mecanismo de seguimiento de pacientes dados de alta con diagnósticos potencialmente peligroso (ej: dolor torácico, dolor abdominal)

 

Para identificar y auditar los errores diagnósticos se puede: establecer un sistema de reporte de estos errores; fomentar la realización de autopsias; estimular los ateneos de mortalidad; comparar diagnóstico de ingreso vs diagnóstico de egreso; auditar los diagnósticos de los pacientes que vuelven a consultar por guardia dentro de las 48 hs; auditar el diagnóstico final de los pacientes derivados a otras instituciones.

 

Para mejorar las condiciones laborales se puede: evitar sobrecarga laboral; garantizar el descanso; minimizar interrupciones y las presiones de producción.

 

 

Fuente: NOBLE Cía de Seguros ® 2020.