Medicación sin daños 

Magnitud e impacto del problema

  • Los errores de medicación y las prácticas inseguras en el uso de medicamentos son la principal causa de daño evitable en los sistemas de salud de todo el mundo.

 

  • La escala y naturaleza de este daño difiere entre los países de bajos, medianos y altos ingresos. El costo global de los errores de medicación ha sido estimado en US$ 42 billones anuales.

 

  • Los pacientes que viven en países de bajos ingresos experimentan el doble de discapacidad y mortalidad a causa de errores de medicación que los que viven en países de altos ingresos (medido en DALYs –años de vida perdidos ajustados por discapacidad)

 

  • Los errores de medicación ocurren cuando los sistemas deficientes, los factores humanos (como la fatiga), la escasez de personal o las malas condiciones del ambiente afectan la prescripción, transcripción, dispensación y prácticas de monitoreo, desembocando en daños severos, incapacidad e incluso la muerte.

 

  • Los errores ocurren más frecuentemente durante la administración, si bien existen riesgos en cada una de las etapas del proceso de medicación.

 

Áreas prioritarias de acción

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), las áreas prioritarias de acción para paliar este problema son tres: las situaciones de alto riesgo (pacientes internados), la polifarmacia y las transiciones asistenciales.

Situaciones de alto riesgo (pacientes hospitalizados)

Ciertas circunstancias clínicas, como la de los pacientes hospitalizados (más que en la atención ambulatoria), hacen que el impacto de los errores de medicación sea mayor. Esto se debe a que los pacientes internados se encuentran en una situación clínica más aguda o seria y a que en este ámbito los regímenes de medicación son más complejos. Los niños pequeños y los adultos mayores son más susceptibles a tener resultados adversos, como también los pacientes con enfermedades renales o hepáticas. Los errores de medicación en estas circunstancias generalmente involucran la administración del medicamento por la vía o dosis equivocada y la falla para seguir los regímenes de tratamiento.

Polifarmacia

La polifarmacia consiste en el uso rutinario y al mismo tiempo de cuatro o más medicamentos, ya sean de venta libre o bajo prescripción médica.

La polifarmacia ha aumentado de manera dramática con la mayor expectativa de vida, en la medida en que las personas con más años viven con distintas enfermedades crónicas. La polifarmacia aumenta la probabilidad de eventos adversos y de interacciones entre los medicamentos, haciendo más difícil la adherencia al tratamiento. Si un paciente requiere varios medicamentos, los mismos deben ser utilizados de una manera óptima. Deben ser adecuadamente prescriptos y administrados, para garantizar que produzcan beneficios directos y mensurables con mínimos efectos adversos. La estandarización de las políticas, procedimientos y protocolos es crítica en la polifarmacia. Esto aplica tanto a las prácticas de prescripción iniciales como a las revisiones regulares de medicación.

Los pacientes pueden jugar un papel fundamental si se les brinda información correcta, herramientas y recursos para tomar decisiones informadas sobre sus medicinas. La tecnología también puede ayudar.

Transiciones asistenciales

Las transiciones asistenciales se producen cuando un paciente se mueve entre distintos centros médicos, sectores de atención o profesionales. Como ejemplos podemos mencionar los pases desde la guardia a las unidades de terapia intensiva, de un geriátrico a un hospital de agudos, de un médico de atención primaria a un especialista, o de una enfermera a otra durante un cambio de turno Las transiciones en los cuidados aumentan la posibilidad de errores en la comunicación, lo que puede llevar a errores de medicación serios. El riesgo para los pacientes durante las transiciones es elevado y los problemas más graves suelen ocurrir en este momento en particular. La comunicación efectiva es crucial, incluyendo la comparación formal de los medicamentos indicados antes y después de la atención, proceso denominado reconciliación de la medicación. Los pacientes pueden ser de gran ayuda como participantes activos de este proceso, manteniendo ellos mismos una lista actualizada de los medicamentos que están tomando.

Fuente: Biblioteca Virtual NOBLE ® 2017, “El tercer reto por la seguridad del paciente”