EVENTOS ADVERSOS EN HOSPITALES

Hay una limitada información acerca de los tipos de daños relacionados con la atención médica en los sistemas de salud de países de medianos y bajos ingresos. La mayoría de la información disponible surge de países desarrollados, y la misma es muy similar. En Norteamérica, Europa, Australasia y muchas partes de Asia y el Oriente Medio, el análisis de la información que surge de los reportes y los estudios de investigación en seguridad muestran un patrón sorprendentemente consistente.

En todo el mundo, los pacientes sufren daños durante su atención en centros de salud y mueren innecesariamente. Son lesionados o discapacitados a consecuencia de infecciones asociadas al cuidado, errores de medicación o fallas durante la realización de procedimientos. Pueden resultar heridos a consecuencia de caídas, sufrir diagnósticos erróneos o experimentar las consecuencias de una mala gestión clínica de sus enfermedades agudas. Pueden a su vez ver complicada su evolución a raíz de úlceras por presión, o sufrir daños por equipos defectuosos o mal utilizados, o por personal incompetente. Estas son solo algunas de las distintas fuentes de daño, y la escala del mismo varía. La carga global de daños asociados a la hospitalización no se ha reducido drásticamente durante la última década, a pesar de la prioridad sin precedentes que se le ha dado a la seguridad del paciente dentro de estos sistemas de salud de países desarrollados. Muchos de estos daños son potencialmente evitables. El costo humano para los pacientes y sus familias es muy preocupante.

Menos se sabe sobre el nivel y la naturaleza de los daños que se producen durante la atención primaria, por lo que se debe trabajar para aumentar la comprensión de lo que sucede en este ámbito (7-9). A nivel mundial, hasta cuatro de cada diez pacientes son perjudicados durante su atención primaria o ambulatoria. Hasta el 80% de estos daños podrían prevenirse. Algunos de los errores más perjudiciales se relacionan con el diagnóstico, la prescripción y el uso de medicamentos. En países de la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico), el daño al paciente durante su atención ambulatoria puede representar más del 6% del total de días/cama y más de 7 millones de admisiones (10)

En los países de ingresos bajos y medios, la falta de infraestructura, de instalaciones y los problemas de acceso agregan causas adicionales y muy importantes de daño.

También resulta útil tener en cuenta la división conceptual de los incidentes de seguridad del paciente en tres tipos: casi accidente (near miss), incidente sin daño, e incidente con daño, como se estableció en el “Marco Conceptual de la OMS para la # 20 Biblioteca Virtual NOBLE |Diciembre 2020 Clasificación Internacional de Seguridad del Paciente (11) (Figura 1). Las definiciones de estos tres tipos son:

  1. Casi accidente (Near Miss): un incidente que no llegó al paciente (ej: una vía de transfusión conectada a un paciente equivocado, pero donde el error es detectado antes de iniciar la transfusión,)
  2. Incidente sin daño: aquel que alcanza al paciente, pero que no le ocasiona daños discernibles (por ejemplo, si se transfundió finalmente la sangre al paciente equivocado, pero este era compatible)
  3. Incidente con daño: un incidente que resulta en daño al paciente (ej: se transfundió la sangre al paciente equivocado, y este falleció por una reacción hemolítica. Con respecto a los incidentes con daño, un “evento adverso” es un incidente en el cual el daño era prevenible, mientras que una “reacción adversa” define a un daño que no era prevenible y que resultó de una acción justificada y bien realizada para ese lugar y circunstancia.

Fuente: “Patient Safety Incident Reporting and Learning Systems. Technical Report and Guidance” (WHO, 2020). Traducción: Dr. Fabián Vítolo. NOBLE Seguros

VER ARTICULO COMPLETO