DISTRACCIONES Y SEGURIDAD DEL PACIENTE

Las distracciones son especialmente perjudiciales para el funcionamiento humano ante situaciones que requieren el procesamiento cognitivo de grandes cantidades de información compleja y en constante cambio. Y estas situaciones ocurren permanentemente en todos los ámbitos de la atención médica, caracterizada por la realización de múltiples tareas simultáneas, con alta exigencia y limitaciones de tiempo. Las interrupciones y distracciones provocadas por los teléfonos celulares, por los pedidos de colegas, por las alarmas y por los pacientes o sus familias alteran las tareas que el profesional de la salud realiza a lo largo del día y pueden poner en riesgo la seguridad de los pacientes.

Desde que el informe “Errar es Humano” del IOM del año 2000 identificara a las interrupciones y distracciones como uno de los principales factores contribuyentes al error médico, se viene acumulando evidencia sobre la magnitud y el impacto de este problema sobre la seguridad, si bien la misma es todavía relativamente escasa.

Las fuentes de distracción pueden ser internas (originadas por el mismo individuo) o externas (originadas por otras personas o cosas).Las distracciones internas pueden ocurrir básicamente de dos maneras: 1) un individuo decide hacer una pausa en lo que está haciendo (ej: una enfermera que estaba registrando la medicación decide hacer un alto para ir al baño), o 2) El individuo tiene un pensamiento que ingresa justo cuando su memoria está “trabajando” almacenando o recuperando información (ej: ¿me acordé de cerrar el auto?) . Estas interrupciones pueden llegar a ser buenas cuando la persona se acuerda de hacer algo que se le estaba olvidando  y malas cuando desvían la atención de los detalles de la tarea primaria. Las distracciones internas pueden también ser el subproducto de una sobrecarga cognitiva intrínseca determinada por la complejidad de la información que se está procesando. En otras palabras, el procesamiento interno de información compleja genera una distracción que interfiere con el procesamiento de cualquier otra pieza de información.

Las distracciones externas (también llamadas interrupciones o intrusiones) ocurren cuando un agente externo a la persona interrumpida, como otra persona, una alarma o una llamada telefónica/mensaje, interrumpe su flujo de trabajo. Las interrupciones externas pueden ser incluso a veces generadas por el mismo agente, cuando por ejemplo un médico le pide al laboratorio que le avise cuando esté listo el resultado de tal o cual análisis. Estas distracciones externas pueden ocurrir con un objetivo definido o sin él. En el primer caso, quien interrumpe lo hace porque tiene algo relevante que comunicar, como ocurre cuando una persona interrumpe a otra para brindarle información relevante al caso, cuando es la misma persona la que pide que le recuerden algo más tarde, o cuando suena una alarma que advierte sobre algún parámetro fuera de rango. Por otra parte, algunas interrupciones externas están desprovistas de objetivos, como sucede por ejemplo cuando la tarea primaria consiste en escanear un código de barras para administrar una medicación y falla el lector, cuando lo que interrumpe la acción es la necesidad de parar el procedimiento para busca información faltante, o cuando se inician conversaciones irrelevantes al caso.

 

Las estrategias que se mencionan a continuación pueden servir para disminuir las distracciones y sus efectos:

  • Capacite al personal clínico sobre el problema de las distracciones y su potencial impacto sobre la seguridad de los pacientes
  • Aumente la conciencia acerca de la posibilidad de distraerse y promueva la vigilancia compartiendo historias de eventos de seguridad y casi accidentes ocurridos a partir de distracciones.
  • Enseñe al personal clínico estrategias para manejar interrupciones (ej: enseñando al personal cómo desviar las llamadas a un colega o a un correo de voz cuando se está realizando un procedimiento; mostrándoles cómo salvar la documentación en el sistema informático de manera tal que pueda ser recuperada luego de abordar el tema de la distracción/interrupción.
  • Considere ofrecer al personal clínico un curso de “mindfulness” (meditación para una atención plena).
  • Evite la comunicación de información irrelevante siempre que sea posible, pero especialmente cuando realiza tareas con una alta carga cognitiva (ej: evite charlas triviales cuando realiza procedimientos críticos, como el checklist de seguridad de la cirugía o cuando se programa una bomba de infusión para administrar un anticoagulante IV)
  • Defina las tareas que no deben interrumpirse por ningún motivo ajeno a las mismas y diseñe un sistema para comunicar al personal que las personas involucradas en el procedimiento no pueden ser abordadas en ese momento (ej: pecheras de colores para enfermeras que preparan medicación, o señales en las puertas de las habitaciones para evitar interrupciones cuando se realizan procedimientos al pie de la cama)
  • Minimice interrupciones durante el desarrollo de tareas con una alta demanda de memoria de trabajo (ej: cierre la puerta de la habitación y ponga su celular en silencio o desvíe las llamadas cuando realiza un procedimiento con el que está poco familiarizado al pie de la cama; prepare medicación en una habitación especialmente preparada para ello en vez de hacerlo en el ruidoso office de enfermería o lugares con mucho tránsito)
  • Practique las tareas, particularmente aquellas que son complicadas o que se sabe son propensas a distracciones (ej: estimule a los supervisores a procurar oportunidades durante el período de orientación para que el nuevo personal practique procedimientos que no son del todo habituales en su área de trabajo; brinde oportunidades para realizar ejercicios de distracción durante las tareas en escenarios simulados)
  • Desarrolle y utilice listados de verificación (checklists) para tareas complejas que involucran múltiples pasos o que se sabe que son propensas a las distracciones (ej: inserción de vías centrales, control de pacientes en ARM, diálisis continua, etc.)
  • Implemente estrategias de comunicación que no involucren la necesidad de intercambios verbales, especialmente en áreas clínicas muy ocupadas con altos niveles de ruido (ej: diseñe un protocolo para el envío y respuesta de mensajes de texto en instituciones que proveen a su personal clínico de pagers de texto o celulares inteligentes)
  • Utilice recordatorios escritos de futuras tareas. Asegúrese que los mismos que contengan información suficiente acerca de qué es lo que debe hacerse y que sea bien visible para la persona que deberá realizar la tarea en el momento en que deba ser completada.
  • Integre en una sola pieza la información que va a ser transmitida para minimizar la posibilidad de distracciones del receptor del mensaje. (ej:utilice una sola hoja de pedido de medicación faltante para toda la unidad en vez de que cada enfermera llame a farmacia de manera individual)
  • No realice tareas para distintos pacientes de manera simultánea (ej: no prepare medicación para más de un paciente por vez, evite ir y venir de la historia clínica de un paciente a la de otro mientras está ingresando nuevas indicaciones en el sistema de prescripción computarizada)
  • Disponga de mecanismos ambientales e informáticos que ayuden al personal a recuperarse de una distracción en orden a que puedan completar la tarea principal. (ej: usar checklists o sistemas de prescripción electrónica que alerten a los prescriptores cuando una orden ha sido parcialmente ingresada pero abandonada luego de un período de inactividad)
  • Utilice conceptos de la ingeniería en factores humanos cuando evalúa y rediseña procesos y espacios de atención con el objetivo de reducir el potencial de distracciones (ej: observando y estudiando procesos que se sabe son propensos a las distracciones, para identificar las fuentes de esas distracciones y desarrollar un plan para minimizarlas; rediseñando las áreas de preparación de la medicación para limitar las distracciones externas)

Fuente: Dr. Fabián Vítolo. “Distracciones, interrupciones y seguridad del paciente”. Biblioteca Virtual NOBLE ®, Diciembre 2019.

VER ARTÍCULO COMPLETO