LA SEGURIDAD DEL PACIENTE CON INSULINOTERAPIA


En el mundo hay más de 400 millones de personas con diabetes y el aumento del número de personas con diabetes para el 2040 se estima que será más de 640 millones. La insulina es un medicamento ampliamente utilizado en el tratamiento de la diabetes.

La insulina es considerada como medicamento de alto riesgo por el Institute of Safe Medication Practice (ISMP) y está incluida en la lista de medicamentos de alto riesgo para los pacientes crónicos  en los que se debe priorizar la implantación de prácticas de prevención de errores de medicación (EM) efectivas. Las variaciones de dosis en su utilización y el monitoreo inadecuado pueden causar daño al paciente. La insulina se encuentra generalmente entre los cinco medicamentos más frecuentemente envueltos en errores graves y fatales de medicación en pacientes adultos. Cuando se producen EM con la insulina, éstos tienen dos veces más de probabilidades de producir daño en el paciente que cuando los errores se producen con otros medicamentos ya sea por una sobredosificación que provoque una hipoglucemia severa, (que incluso puede ser mortal) o una infradosificación que disminuya la efectividad de un tratamiento urgente.

El uso de protocolos de insulina estandarizados para reducir la hipoglucemia en el hospital y métodos de enseñanza en otros entornos para mejorar la capacidad de los pacientes con diabetes para comprender mejor y autocontrolar su propia insulina y otras necesidades de medicación antihiperglucémica son prácticas de seguridad del paciente que tienen potencial.

Utilización de protocolos de insulina estandarizados para reducir el riesgo de hipoglucemia grave en hospitales debido a errores de administración

Los protocolos estandarizados se utilizan en muchas situaciones porque reducen la variabilidad en el comportamiento humano y, por lo tanto, reducen la posibilidad de error. Sin embargo, la medicación con insulina debe ajustarse en función de la actividad y la ingesta nutricional de un individuo; un bolo de insulina puede ser necesario a la hora de comer, por ejemplo. Los regímenes de insulina incluyen insulina basal o una insulina de corrección basal más bolo, que es el tratamiento preferido para los pacientes hospitalizados que no están críticamente enfermos y que tienen una ingesta oral deficiente. Un régimen de insulina con componentes basal, prandial y de corrección es el tratamiento preferido para los pacientes hospitalizados que no están críticamente enfermos y que pueden ingerir alimentos por vía oral. Los protocolos estandarizados se implementan a través de diferentes formularios, incluidos equipos médicos especializados y solicitudes en papel y electrónicos.

2-Educación del paciente

Existen pocos estudios sobre los EM que cometen los pacientes en el curso del tratamiento con insulina, algunos  de estos errores pueden incluir:  hipoglucemia por error con medicación o alimentación , equivocarse al tomar la medicación, no recordar lo que han dicho médicos y enfermeros ,dificultades en el cálculo de la dosis de insulina y entender de forma equivocada las indicaciones .

Es muy importante que el paciente o la familia reciban una educación que incluya lo siguiente: cómo deben guardar la insulina, manejo correcto de los dispositivos de insulina , recambio de las agujas, en el caso de insulina NPH o mezclas, la necesidad de homogeneizar la insulina para evitar la administración de una dosis imprevisible, la técnica de inyección de la insulina y la rotación de las zonas de punción.

 

La evaluación posterior a la educación del paciente evalúa la comprensión pidiendo a los pacientes que digan con sus propias palabras lo que entienden que el médico les ha indicado que hagan.