FOTOGRAFÍAS, FILMACIONES Y OTRAS IMÁGENES DE LOS PACIENTES


Es muy común que en los hospitales y centros de salud se tomen fotos y se capturen imágenes con una infinidad de propósitos. Consideremos tan sólo algunos de ellos:

  • Muchos procedimientos diagnósticos y terapéuticos, como por ejemplo las endoscopías y los abordajes laparoscópicos, deben grabar el procedimiento para que el médico pueda visualizar la imagen en un monitor.
  • Padres que quieren tener como recuerdo una filmación o fotos del nacimiento de su bebé.
  • Médicos que quieren documentar casos interesantes con fotografías o que comparten imágenes de sus pacientes con fines educativos.
  • Aplicaciones de telemedicina, que permiten a los médicos grabar videos o indicaciones para sus pacientes incluyendo información sobre los planes de diagnóstico y tratamiento de manera tal que los mismos puedan referirse a ese video cuando tengan dudas.
  • Cámaras de seguridad utilizadas en las habitaciones de internación para monitorear pacientes con alto riesgo de caída u otros.
  • Incorporación de fotografías de la cara de los pacientes en las historias electrónicas para minimizar la posibilidad de errores de identificación.
  • La avidez del público en general por información de salud determina que muchos medios de comunicación quieran filmar dentro de las instalaciones. Pedidos para filmar realities, documentales, etc.
  • Con la gran disponibilidad de cámaras en los teléfonos celulares, tablets y demás dispositivos electrónicos personales, tanto los pacientes, como los visitantes y el personal de salud pueden fácilmente captar imágenes y grabar videos dentro de la institución.

¿Cuáles son los riesgos? Son varios, sobre todo cuando se afectan derechos consagrados en nuestra legislación como los de intimidad y confidencialidad (Ley 26.259 de Derechos del Paciente). El secreto médico puede verse vulnerado si el paciente puede ser identificado a través de la imagen, aún cuando no se trate de una foto de su cara (ej: exposición de estudios con el nombre del paciente). Las instituciones de salud se encuentran expuestas a recibir reclamos por violación de la privacidad si no obtienen previamente el consentimiento del paciente para utilizar su imagen.

Para minimizar riesgos, tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Desarrolle y revise periódicamente las normas institucionales que permiten o prohíben fotografiar o filmar y bajo qué condiciones. Considere todos los tipos posibles de cámaras, incluyendo cámaras de celulares, tablets, y webcam de laptops. Aborde además todos los usos posibles de estas imágenes (atención de pacientes, investigación, educación, telemedicina, marketing, etc.)
  • Garantice que las normas aborden la utilización de cámaras por parte de pacientes, personal clínico, empleados y visitantes.
  • Garantice que las normas cumplan con los requisitos de la ley en cuanto a los derechos de los pacientes a su intimidad, privacidad y confidencialidad. Asegúrese de obtener el consentimiento del paciente.
  • Requiera que las imágenes obtenidas en formato electrónico cumplan con todos los mecanismos de seguridad exigidos a las historias electrónicas, tanto en el almacenamiento como en la transmisión. Protéjalas contra el acceso no autorizado.
  • Garantice que las imágenes, videos, y otros medios utilizados para consultas y tratamientos durante sesiones de telemedicina sean transmitidas de manera segura y privada, y obtenga consejo legal cuando realiza contratos de telemedicina.
  • Evalúe la necesidad de tener una norma específica para el uso de cámaras en las salas de trabajo de parto y parto. Asegúrese de que los padres conocen la política institucional al respecto con la mayor antelación posible durante el embarazo.
  • Capacite al personal clínico y a sus empleados acerca de las normas institucionales en referencia a las fotografías, filmaciones y grabaciones de cualquier tipo dentro de la institución. Comunique a los pacientes y visitantes estas normas en el material de admisión, a través de afiches o signos.
  • Si se van a utilizar cámaras para monitorear a ciertos pacientes de alto riesgo en sus habitaciones, adopte las medidas necesarias para obtener su consentimiento y para notificar al personal que se está grabando.
  • Si las imágenes serán utilizadas con propósitos de docencia o de investigación, concientice al personal acerca de la importancia de adherir a las normas sobre consentimiento, privacidad, confidencialidad y registro en la historia.
  • Transmita a los medios su política respecto a equipos periodísticos y filmaciones dentro de la institución. Garantice que el medio adhiera al requisito de obtener el consentimiento del paciente para ser fotografiado o filmado.
  • Estipule en sus normas y en los contratos con los medios que la organización retendrá la posesión de cualquier grabación hasta obtener el consentimiento del paciente o de sus representantes legales. Si no se puede obtener el consentimiento, las imágenes deben ser removidas de la filmación o producción.

Fuente: Vítolo F. Fotografías, filmaciones y otras imágenes de los pacientes. Biblioteca Virtual NOBLE ®. Octubre 2016

VER ARTÍCULO COMPLETO