SEGURIDAD DEL PACIENTE: LAS LECCIONES DE UN NOVATO


Don Berwick, Presidente Emérito del Instituto para la Mejora en Salud (IHI) de los Estados Unidos es una de las personas que más ha luchado durante las últimas décadas para mejorar la calidad de la atención médica en todo el mundo. Es sin duda un líder profundamente imbuido del conocimiento y la práctica de la calidad que ha extraído lecciones y experiencias de muchos sectores diferentes. Sin embargo, en 2001, el surgimiento de la seguridad de los pacientes impactó fuertemente en su forma de pensar y lo llevó a replantearse muchos conceptos que tenía profundamente arraigados. Esto escribía 2002:

“En el campo de la seguridad, continúo considerándome un novato. Y no se trata de una falsa humildad, sino de una auténtica confesión. Soy relativamente nuevo en este terreno, al que arribé hace tan sólo cuatro años….Todos los días sigo descubriendo que muchas de las cosas que tenía por ciertas sencillamente no lo son.  Y que los conceptos que luego aprendí y que luego pensé que eran correctos tampoco lo eran.  Esta evolución continua en mi propia comprensión ha afectado la forma en la que hablo sobre seguridad.  Quiero compartir una serie de lecciones que me han llevado a cambiar la forma en que pienso sobre este tema.” 

Como afirma Charles Vincent, Don Berwick es un novato de la seguridad del mismo modo que si la leyenda del golf Tiger Woods decidiera probar suerte con el tenis. Uno podría pensar que su coordinación le daría cierta ventaja sobre otros jugadores de tenis neófitos.  Pero las lecciones que extrajo nos muestran una perspectiva del mundo de la seguridad de los pacientes que han demostrado ser muy instructivas en el intento más amplio de mejora de la calidad.

Lección 1. Pensaba: El problema son los errores

Aprendí: El problema es el daño

Si creemos que nuestra batalla es contra los errores, perderemos. El problema es el daño. Los errores son inevitables;  siempre estarán allí… Me gustaría ver que el vocabulario de la seguridad del paciente se centre más en la pregunta “¿Cómo podemos evitar que los pacientes se lastimen en nuestras manos?” y menos en “¿Cómo podemos evitar que ocurran errores?”

Lección 2. Pensaba: Las reglas crean seguridad

Aprendí: Las reglas y romper las reglas crean seguridad

La seguridad es una propiedad continuamente emergente de un sistema complejo. Es más parecida a manejar un auto que a cocinar una torta. El rompimiento de reglas es muchas veces la respuesta adaptativa de una fuerza de trabajo inteligente involucrada en la primera línea de la asistencia sanitaria y enfrentada a situaciones cambiantes. Cuando se rompen las reglas, lo que mantiene a las personas seguras es el siguiente nivel de información sobre lo que hay que hacer en esa circunstancia. Las normas deberían ser más como las instrucciones para manejar un auto – permitiendo que el conductor las adapte a las distintas situaciones-, que una receta punto por punto para hornear un pastel. La sobreespecificación es un problema en seguridad.

Lección 3. Pensaba: Los reportes son necesarios para seguir problemas y el  progreso

Aprendí:   Las historias son necesarias para ganar conocimiento

Hoy estamos demasiado abocados a los reportes de incidentes. Los reportes para medición casi no contienen información. Lo que necesitamos son historias. Los reportes que pierden la historia son mayormente un desperdicio.  Necesitamos cosechar el conocimiento. Necesitamos más “cuentos de fogón” y menos hojas de cálculo. La pregunta “¿Cuántos’” no es lo suficientemente poderosa. La pregunta debería ser “¿Qué pasó’”

Lección 4. Pensaba: La tecnología es el pilar de la seguridad

Aprendí: La conversación es el pilar de la seguridad

Toda tecnología, incluso aquella diseñada para mejorar la seguridad, tiene riesgos. El mundo de la tecnología debe ser un mundo rodeado por diques de contención, o nos terminará haciendo daño. Construir tecnología para la seguridad es crucial, pero la misma debe ser respaldada por la conversación, un mecanismo humano necesario para retomar el control. La tecnología sin conciencia colectiva sólo empeorará las cosas, no las mejorará.

Lección 5. Pensaba: La atención médica es en esencia muy parecida a otras industrias de riesgo

Aprendí: La atención médica difiere mucho de otras industrias de riesgo

Sin duda hay mucho que aprender de otras industrias, pero entre la atención de la salud y los otros campos existen diferencias importantes, cruciales. La simple adopción sin más de prácticas de seguridad utilizadas en otras industrias es problemática porque el rango de niveles de riesgo en el sector salud es extremadamente amplio. No existe una respuesta única. Es importante saber en qué nivel se está trabajando.

Lección 6. Pensaba: Lo importante es lo que ocurre antes del daño

Aprendí: Lo que pasa después del daño es igualmente importante

Parte de nuestra cultura de seguridad tiene que hacer foco en la cicatrización de heridas. Tenemos que curar a las dos personas que resultan dañadas – la persona que sufrió el daño y la que lo provocó-.  Necesitamos poner más energía en este proceso de sanación. Tal vez la barrera más importante para esto sea la falta de competencias, especialmente la capacidad para pedir perdón. Algunos médicos no quieren o no pueden expresar cuánto sienten el dolor que han causado. Con las disculpas comienza el proceso de re-conexión con el paciente.

 

Fuentes: Berwick, D.M. (2002) Patient safety: lessonsfrom a novice. Advances in Neonatal Care, 2(3), 121–122.

Vincent, Ch. Patient Safety 2nd Edition (2010). BMJ Books- Wiley-BlackwellEds

Traducción y adaptación: Dr. Fabián Vítolo. NOBLE Compañía de Seguros. Mayo 2018