ANEURISMAS DE AORTA ABDOMINAL: LO QUE LOS PACIENTES DEBERÍAN SABER

La aorta es la arteria más grande del cuerpo y transporta sangre rica en oxígeno del corazón al resto del cuerpo. La pared de la aorta es muy elástica y, normalmente, se puede estirar y, luego, volver a encogerse, según sea necesario para adaptarse al flujo de sangre. Sin embargo, algunas afecciones médicas pueden debilitar la pared arterial. Estos factores, junto con el desgaste que naturalmente ocurre con el envejecimiento, pueden dar como resultado una pared aórtica débil que puede estirarse y dilatarse hacia el exterior. Un aneurisma de aorta es una sección estirada y dilatada en la pared de la aorta. Un vaso dilatado o agrandado está debilitado y puede estallar o romperse, lo cual provoca un sangrado que representa un riesgo para la vida. Esta afección es la 10.ª causa principal de muerte en los hombres de 65 a 74 años, en los Estados Unidos. Se estima que en Argentina, la población afectada por esta enfermedad supera los 100 mil habitantes y que mil personas fallecen anualmente por ruptura de aneurisma.

Factores de Riesgo  

  • Tabaquismo: el 90% de las personas con aneurismas han fumado
  • Presión arterial alta: distensión del revestimiento de la aorta
  • Sexo masculino
  • Genética: afecciones hereditarias que afectan negativamente a los tejidos conectivos de soporte.
  • Envejecimiento: la aorta se vuelve menos elástica y más rígida con la edad
  • Infecciones: pueden dañar el revestimiento del corazón y la aorta
  • Inflamación: la aorta se inflama y cicatriza
  • Trauma: las caídas o las colisiones de vehículos automotores pueden dañar la aorta

¿Cuáles son los síntomas de un aneurisma de aorta abdominal? 

 Los aneurismas de aorta abdominal no suelen dar síntomas hasta que se rompen. Una vez rotos, usted puede sentir dolor abdominal o lumbar, debilidad o incluso desmayarse por la pérdida de sangre (shock hipovolémico)

Exámenes y pruebas

Los aneurismas aórticos pueden sospecharse o diagnosticarse mediante un examen físico del abdomen o mediante una prueba de imagen. Las pruebas para ayudar a determinar la ubicación, el tamaño y la tasa de crecimiento incluyen

  • Ecografía abdominal: imágenes no invasivas e indoloras del vaso sanguíneo por ondas sonoras para rastrear el crecimiento y el tamaño del aneurisma.
  • Tomografía computarizada (TC): prueba de rayos X para evaluar los vasos sanguíneos y órganos relacionados y detectar la presencia de disecciones (desgarros a lo largo de la pared del vaso) y coágulos sanguíneos.

¿Debería someterme a estos exámenes y pruebas?

Los expertos recomiendan que los varones mayores que fuman consulten y sean estudiados para descartar esta posibilidad. No se recomiendan chequeos preventivos para otras personas.

Tratamiento. ¿Qué debo hacer?

El tratamiento para un aneurisma depende de su tamaño y ubicación. Si el aneurisma es pequeño (menos de 5 cm de diámetro) y no tiene síntomas, su médico puede recomendar un enfoque de «mirar y esperar» con exámenes y estudios de imágenes programados regularmente. Dejar de fumar y controlar la presión arterial alta son esenciales. Los medicamentos para reducir el colesterol alto junto con programas que lo ayudan a hacer ejercicio, dejar de fumar y seguir una dieta saludable para el corazón también pueden ser útiles. Sin embargo, si su aneurisma es más grande o si el aneurisma está creciendo más de 1 cm por año, la cirugía puede ser la mejor opción de tratamiento.


ADVERTENCIA: Se brinda esta información para que usted la use cuando hable con su prestador de atención médica. El contenido es sólo para fines educativos y no debe considerarse un sustituto del consejo, el diagnóstico o tratamiento de médicos asistenciales. No demore la consulta con un profesional a causa de algo que haya leído en este informe.


Fuente: JAMA Patient Page: Aortic Aneurysms. ACP American Collage Of Physions –Patient Information