CELULARES Y DISPOSITIVOS ELECTRÓNICOS PERSONALES EN ORGANIZACIONES DE SALUD: CONOZCA LOS RIESGOS

Los teléfonos celulares y otros dispositivos electrónicos personales (DEPs) comparten funciones que los hacen muy útiles para la atención médica. Ayudan a reforzar la comunicación del equipo de salud, ofrecen un rápido acceso a información sobre el paciente o a material de referencia, y promueven la satisfacción de los pacientes internados permitiendo que ellos y  quienes los visitan se mantengan conectados con su vida de todos los días. Los médicos también pueden usar los DEPs para acceder a la historia clínica electrónica de sus lugares de trabajo, para monitorear signos vitales de sus pacientes y para promover la educación en salud de sus pacientes.

Sin embargo, los dispositivos electrónicos personales también presentan una serie de riesgos que deben ser abordados:

  1. Problemas de privacidad y confidencialidad

La privacidad y confidencialidad de la información de salud contenida en las historias puede verse comprometida de diversas formas (acceso a información protegida de usuarios no autorizados, redes inseguras, violación del secreto médico en caso de extravío o robo, etc.)

  1. Distracciones

La creciente presencia de celulares y tablets en las áreas de atención de pacientes hace que sea muy fácil para el personal ceder a la tentación de seguir asuntos personales revisando sus mensajes y correos o chequeando redes sociales mientras están en el trabajo. Las distracciones son una causa frecuente de errores. 

  1. Ruidos molestos

 Los pacientes internados, además de quienes los cuidan o  visitan, suelen utilizar sus celulares, tablets o laptops para escuchar música, jugar o acceder a entretenimientos online. La utilización de estos DEPs impacta negativamente sobre el nivel de ruido de los hospitales, que de por sí suele ser alto.  

  1. Problemas de seguridad informática

Cualquier dispositivo capaz de acceder a la red del hospital puede servir de vehículo para la transmisión de virus informáticos, haciendo al sistema más vulnerable y abriendo la posibilidad a brechas de seguridad. 

  1. Riesgo de contaminaciòn cruzada

Numerosos estudios han demostrado que los celulares y tablets son excelentes caldos de cultivo para una gran variedad de virus y bacterias;  su existencia en el ámbito del cuidado de la salud conlleva siempre el riesgo de contaminación cruzada.

  1. Limitaciones de pantalla

El menor tamaño de la pantalla del celular puede, en la práctica, hacer que los médicos pasen por alto información importante o que no adviertan ciertas cosas que habrían visto en una pantalla más grande o con mejor resolución.

  1. Problemas con la recarga de baterías

Existe la posibilidad de que los pacientes o visitantes utilicen fuentes de energía que están diseñadas para otros propósitos (Ej: puertos USB de quipos médicos) o, peor aún, que desconecten algún equipo médico crítico para acceder a un enchufe.

  1. Aumento del tráfico de la red wifi

Cuanto más son los equipos que acceden a la red Wi-Fi de la institución, mayores son las posibilidades de que se sature la red.

 

RECOMENDACIONES 

  1. Desarrolle una norma respecto al uso de celulares y tablets en su institución
  2. Proteja la privacidad de las pacientes y  aborde las amenazas a la seguridad informática
  3. Limite el uso de celulares en áreas clave
  4. Minimice el riesgo de contaminación cruzada
  5. Manténgase alerta a signos de interferencia electromagnética
  6. Incluya el tema de la recarga de dispositivos electrónicos  en la política institucional
  7. investigue si las pantallas de los celulares y tablets tienen limitaciones
  8. Garantice la disponibilidad de adecuados recursos de red
VER ARTICULO COMPLETO