HABILIDADES HUMANAS UNIVERSALES PARA ENFRENTAR LA PANDEMIA

“Errar es humano”. Esta ha sido la bandera durante más de 20 años de los movimientos que promueven una mayor calidad y seguridad de la atenciòn médica. Sin duda los humanos somos gran parte del problema: nos cansamos, nos distraemos, somos reacios a cumplir reglas… Por eso tiene sentido generar estándares, normas y procedimientos, listados de verificación, alertas informáticas, paquetes de medias y controles por oposición.

Pero en situaciones de extrema complejidad como la que estamos viviendo, plagadas de incertidumbres, sin reglas fijas y con cambios permanentes, las normas y los estándares del pasado pueden no alcanzar. Es entonces en estas circunstancias que los humanos pasan a ser gran parte de la solución, porque si bien errar es humano, tambièn es humano innovar, ajustar, adaptar, corregir, inspirar, sufrir con el otro y colaborar.

Y la  actual pandemia nos está enseñando que no siempre las soluciones alternativas, son malas. Todos los días somos testigos de la increíble capacidad de adaptación, de innovación, de inspiración de los seres humanos. Desde camisolines hechos con bolsas de residuos, a máscaras realizadas con viceras impresas en D y placas radiográficas, a conectores que permiten utilizar un respirador para varios paciente, a centros de convención acomodados como hospitales.

Entonces, en tiempos como estos donde hay que saber ser resilientes, es fundamental refugiarnos y promover más que nunca habilidades humanas básicas, sacarlas de debajo de las pilas de normativas, estándares y flujogramas, desempolvarlas un poco y ponerlas en práctica.

Algunas de estas habilidades humanas universales son:

  1. Atención a la tarea:

El cerebro humano puede hacer dos o más tareas a la vez siempre que no comprometan las mismas áreas cognitivas.  Continuamente cambiamos de una a otra. Presionar el botón equivocado puede ser desastroso. Por eso, antes de desarrollar una tarea, sobre todo cuando es invasiva, conviene tomarse unos segundos para tomar conciencia de lo que estamos haciendo (Parar-Pensar- Actuar- Revisar)

 

 

  1. Comunicación efectiva:

La mayorìa de los eventos adversos sobrevienen por problemas de comunicaciòn. Por eso es importante desarrollar técnicas  para dar la información correcta, de la manera correcta a la persona correcta y en el momento indicado

  1. Pensamiento crítico:

Prestar atención cuando algo no parece estar bien. Evitar asunciones incorrectas, verificar y validar. Permitirnos la duda

  1. Adherencia a protocolos:

Utilización sabia de normas, checklists, paquetes de medidas, etc. Saber discernir cuándo aplican y cuando no.

  1. Hablar para proteger:

No tener vergüenza de hablar claramente cuando está en peligro la seguridad  de los pacientes y colegas