DAÑOS COLATERALES DE LA PANDEMIA COVID-19

Está claro que NO TODO ES COVID – 19. Nuestros pacientes continúan sufriendo sus enfermedades habituales.

 

El permanente consejo de “Quedate en casa” y la idea de concurrir al hospital sólo en caso de extrema urgencia ha traído aparejado:

 

  1. Los consultorios privados quizás se constituyan en una parte fundamental del sistema sanitario. Lo que obligará a desarrollar modelos y protocolos de atención acordes a la situación, evitando que no sean un propio sitio de contagio

 

  1. Los profesionales pasamos a estar estimulados (cuasi obligados) a ejercer mediante medios de comunicación “no convencionales” (whats App, mails, face bock o distintas plataformas electrónicas), en muchas oportunidades mal interpretados como “telemedicina”. Por medio de los cuales se suelen realizar en su mayoría recetas, aunque también atenciones, certificados, y otras. Sin respetar horarios y en muchas ocasiones sin percibir honorarios. Por lo tanto, valen aquí estas recomendaciones:

 

  • Establecer normativas claras con el paciente de los días / horarios y el tipo de comunicación que se puede establecer por esta vía. De ninguna forma puede utilizarse para consultar y/o atender casos urgentes.

 

  • Tomémonos un tiempo para responder. Pensemos si es o no necesario interconsultar con algún otro colega antes de responder

 

  • La información relevante obtenida en la comunicación debe ser capturada y volcada en la historia clínica

SE TRATA DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN QUE DEBEN USARSE COMO COMPLEMENTO DE LA ATENCIÓN PROFESIONAL, MEJORANDO LA MISMA, NUNCA SUPLANTÁNDOLA

 

VER ARTICULO COMPLETO