HEPATITIS A: LO QUE LOS PACIENTES DEBEN SABER

¿Qué es la hepatitis A?

 

Es una forma común de infección que daña al hígado (el sufijo “itis” significa inflamación y “hepa” significa “hígado)”. La hepatitis A es un tipo específico de hepatitis causada por un virus. Cuando las personas tienen esta enfermedad, el virus queda en sus deposiciones. Si las personas infectadas no se lavan bien las manos después de usar el baño, el virus puede transmitirse luego a cualquier cosa que estas personas toquen, incluidos alimentos, agua y otras personas. Cualquier persona puede contraer hepatitis A

 

¿Cómo se contagia la hepatitis A?

 

La forma más común de propagación del virus se da cuando una persona infectada no se lava las manos después de ir al baño y luego toca comida o a otra persona. Las personas con hepatitis A pueden ser contagiosas antes de que comiencen sus síntomas, y también por un período de tiempo después de que mejoren.

 

El virus de la hepatitis A es más común en áreas que carecen de saneamiento adecuado o que tienen malas prácticas de higiene. La mayoría de las personas que contraen la enfermedad han tenido contacto personal directo con una persona infectada. Se han producido también brotes en la comunidad como resultado de beber agua contamida o comer alimentos contaminados.

 

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis A?

 

En los niños, la hepatitis A generalmente no causa ningún síntoma. En adultos, suele causar una enfermedad leve similar a la gripe que comienza repentinamente aproximadamente un mes después de que la persona se infecta.

 

Al principio, los síntomas generalmente incluyen:

 

  • Sensación de cansancio
  • Naúseas o vómitos
  • No tener apetito
  • Fiebre superior a 38º
  • Falta de apetito
  • Dolor debajo de las costillas en el lado derecho del abdomen (donde se encuentra el hígado)

 

A medida que la enfermedad progresa, de desarrollan otros síntomas y signos que incluyen:

 

  • Orina de color oscuro
  • Heces de color claro
  • Coloración amarillenta de la piel o el blanco de los ojos (ictericia)
  • Picazón en la piel

 

¿Cómo se diagnostica?

 

Luego de evaluar sus signos y síntomas, el diagnóstico se confirma por un examen de sangre.

 

¿Cuándo me sentiré mejor?

 

Puede llevar algunos meses sentirse mejor. La mayoría de las personas están completamente recuperadas dentro de los 6 meses de haberse infectado. La hepatitis A no conduce a problemas hepáticos de por vida.

 

¿Cuál es el tratamiento?

No hay tratamientos específicos para el virus de la hepatitis A; La mayoría de las personas se recuperan con tratamientos de apoyo en el hogar, incluido el descanso. La cantidad de tiempo que lleva sentirse mejor puede variar de persona a persona; en general, una persona con hepatitis A no debe regresar al trabajo o la escuela hasta que la fiebre y la ictericia hayan desaparecido y el apetito haya regresado.

Durante el período de recuperación, es importante evitar beber alcohol y tomar ciertos medicamentos que pueden dañar el hígado (consulte esto con su médico).

Con menos frecuencia, las personas infectadas con el virus de la hepatitis A requieren tratamiento en un hospital para que los médicos puedan controlar su función hepática, controlar cualquier complicación y proporcionar una nutrición adecuada.

¿Puede complicarse?

La inmensa mayoría de las personas se sienten mejor dentro de los tres meses de haberse infectado con el virus de la hepatitis A, y casi todos se recuperan por completo dentro de los seis meses. Alrededor del 15 por ciento de las personas infectadas con el virus de la hepatitis A tendrán síntomas prolongados o recurrentes durante seis a nueve meses.

La complicación más grave de la infección por el virus de la hepatitis A es la muerte. Esto ocurre raramente, pero es más probable en adultos mayores y en aquellos con infecciones hepáticas crónicas como la hepatitis C. Los niños mueren como resultado del virus de la hepatitis A en menos del 0.1 por ciento de los casos.

A diferencia de otras formas de hepatitis, las personas con hepatitis A no desarrollan enfermedad hepática crónica como resultado de su infección. Una vez que una persona está infectada con el virus de la hepatitis A, no es posible volver a infectarse.

¿Cuál es la mejor forma de prevenirme?

 

Existen varias estrategias para prevenir la propagación del virus de la hepatitis A, que se analizan a continuación. El lavado de manos es una de las estrategias más efectivas para reducir la transmisión, ya que el virus puede vivir en los dedos de una persona por hasta cuatro horas.

 

La higiene de manos:

 

El lavado de manos es una forma esencial y eficaz para prevenir la propagación de la infección. Lo ideal es que las manos se mojen con agua y jabón simple o antimicrobiano y se froten durante 15 a 30 segundos. Se debe prestar especial atención a las uñas, entre los dedos y las muñecas. Las manos deben enjuagarse bien y secarse con una toalla individual. No está claro si los desinfectantes para manos a base de alcohol son efectivos contra el virus de la hepatitis A. Por esta razón, se recomienda a los manipuladores de alimentos, proveedores de cuidado infantil, viajeros y cualquier otra persona que esté en riesgo de transmitir o infectarse con hepatitis A que se laven las manos con agua y jabón cuando sea posible. Los desinfectantes para manos a base de alcohol son una alternativa razonable si no hay un lavabo disponible.

Las manos deben limpiarse después de cambiar un pañal o tocar cualquier artículo sucio. También deben lavarse antes y después de preparar alimentos y comer, después de ir al baño y después de manipular basura o ropa sucia.

 

Preparación segura de alimentos:

 

Tomar precauciones al preparar alimentos puede reducir el riesgo de enfermarse. Tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:

 

  • No tome leche cruda (no pasteurizada) o alimentos que contengan leche no pasteurizada.

 

  • Lave bien las frutas y verduras crudas antes de comer.

 

  • Mantenga la temperatura del refrigerador a 4.4ºC o menos y del freezer a -17.8ºC o menos.

 

  • Use alimentos precocinados, perecederos o listos para comer lo antes posible.

 

  • Mantenga la carne, el pescado y las aves crudas separados de otros alimentos.

 

  • Lávese las manos, los cuchillos y las tablas de cortar después de manipular alimentos crudos, incluidos productos y carne, pescado o aves crudas.

 

  • Cocine completamente los alimentos crudos de origen animal a una temperatura interna segura.

 

  • Cocine bien los huevos de gallina hasta que la yema esté firme.

 

  • Refrigere los alimentos con prontitud. Nunca deje los alimentos cocidos a temperatura ambiente durante más de dos horas (una hora si la temperatura ambiente es superior a 32ºC).

 

Las personas que se preparan para viajar a áreas donde la hepatitis A es común deben tomar precauciones al comer y beber para evitar enfermarse. Si está planeando un viaje internacional, puede visitar una clínica de medicina del viajero para comprender mejor su riesgo y las precauciones que puede tomar.

 

Vacunación contra la hepatitis A :

 

Hay distintas  vacunas disponibles para prevenir la infección con el virus de la hepatitis A. Todas son igualmente efectivas y protegen a casi el 100 por ciento de las personas que reciben las dos dosis recomendadas de por vida. Desde la incorporación de la vacuna contra la hepatitis A en el Calendario Nacional de Vacunación en junio de 2005, se registró una disminución marcada de pacientes con esta enfermedad y no se documentaron casos de insuficiencia hepática ni trasplantes hepáticos a causa de este virus.

 

La dosis inicial de cualquiera de las vacunas generalmente brinda protección adecuada a corto plazo, y la dosis posterior brinda protección a largo plazo. Por lo tanto, si una persona no tiene tiempo para recibir ambas dosis antes de viajar, vale la pena recibir la primera dosis y luego completar la segunda 6 a 12 meses después.

El efecto secundario más común de la vacuna contra el virus de la hepatitis A es un breve enrojecimiento o molestias en el lugar de la inyección.

 

 

 

ADVERTENCIA: Se brinda esta información para que usted la use cuando hable con su prestador de atención médica. El contenido es sólo para fines educativos y no debe considerarse un sustituto del consejo, el diagnóstico o tratamiento de médicos asistenciales. No demore la consulta con un profesional a causa de algo que haya leído en este informe.

 

Fuente: UpToDate. Patient Education www.uptodate.com Acceso julio 2020

 

¡Un paciente informado es un paciente más seguro!

VER ARTICULO COMPLETO