Planificación del alta y transiciones de la atención

Las transiciones de la atención se refieren al movimiento de pacientes entre diferentes entornos de atención médica, como por ejemplo desde una ambulancia al servicio de emergencias, de una unidad de cuidados intensivos a una sala general y del hospital a su hogar. La transición del hospital al hogar puede ser un desafío, ya que los pacientes y las familias se vuelven responsables de la coordinación de la atención. Las altas hospitalarias son complicadas y a menudo no están estandarizadas.  Los pacientes reciben una avalancha de información nueva , medicamentos y tareas de seguimiento, como programar citas con sus médicos de cabecera.

Las transiciones de atención subóptimas aumentan el riesgo de reingresos y eventos adversos por medicamentos después del alta. El proceso de alta puede verse influenciado por las características y actividades del sistema de salud, el paciente y el médico. Las instrucciones de alta pueden diferir entre los proveedores, o pueden no estar adaptadas al nivel de conocimientos de salud del paciente o al estado de salud actual.

Algunos estudios sugieren que un proceso de preparación para el alta  puede reducir significativamente la duración de la estadía hospitalaria , el riesgo de readmisión y el riesgo de mortalidad.

Como tal, la planificación del alta debe comenzar lo antes posible, sin embargo, a menudo es difícil predecir con precisión el día del alta.

Los profesionales de la salud pueden sobrestimar el tiempo dedicado a brindar instrucciones de alta, así como la comprensión por parte de los pacientes.  Las instrucciones de alta a menudo indican a los pacientes o cuidadores que programen citas de seguimiento con su médico de cabecera o especializados después del alta. Sin embargo, es posible que hasta la mitad de los pacientes a los que se les indique que hagan la cita no comprendan las razones o el mecanismo para hacerlo y, por lo tanto, no la soliciten.

Mejoras en la planificación del alta y la transición de la atención

Se debe brindar educación para el alta durante toda la hospitalización y luego se debe confirmar la comprensión el día del alta.

Los médicos y las enfermeras desempeñan un papel integral en el proceso de alta al coordinar la atención y brindar una comunicación oportuna con las partes interesadas , incluidas las familias para garantizar una transición fluida de la atención.

Además, los farmacéuticos pueden desempeñar un papel crucial en la seguridad de los medicamentos durante las transiciones de la atención mediante la conciliación de los medicamentos y la educación para el alta y pueden asegurarse de que los pacientes comprendan sus medicamentos y como obtenerlos después de salir del hospital.

Además, dado que la mayoría de los eventos adversos posteriores al alta implican medicamentos, los farmacéuticos pueden ayudar con el seguimiento telefónico posterior al alta para consultar a los pacientes y abordar de manera proactiva cualquier problema relacionado con los medicamentos.

La planificación eficaz del alta puede ayudar a reducir los errores médicos durante las transiciones de la atención, que se sabe que es un momento en el que los pacientes son particularmente vulnerables. La planificación del alta debe involucrar al paciente y al cuidador y comenzar lo antes posible durante la hospitalización. La estrategia de planificación del alta IDEAL es un enfoque que enfatiza la participación del paciente y la familia en la planificación del alta y la educación para el alta.

 

Fuente:Patient Safety Network ( PSNet). Agency for Healthcare Research and Quality (AHRQ)