El impacto de la fatiga sobre la seguridad de los pacientes

El impacto de la falta de sueño y la fatiga sobre los seres humanos está bien documentado. La privación de sueño conduce a un mayor deseo de dormir y a mayores períodos de rendimiento ineficaz, deficiente y variable. A medida que disminuye el funcionamiento cognitivo y neuroconductual, se tarda más en procesar  la información y se demoran los tiempos de respuesta. La fatiga afecta la memoria de corto plazo y hace que tome más tiempo realizar las tareas, disminuyendo la capacidad de alerta. La privación del sueño y la fatiga también causan estragos emocionales en las personas.

Durante los últimos 20 a 30 años, ha surgido un cuerpo de investigación de demuestra el impacto negativo de la privación del sueño y la fatiga sobre el rendimiento.

Hasta hace relativamente poco, no existía mucha información disponible acerca de la correlación real entre la falta de sueño y los errores médicos. En 2007, un artículo publicado en Joint Commission Journal on Quality and Patient Safety concluyó que la evidencia sugiere fuertemente que los turnos prolongados de trabajo aumentan significativamente la fatiga, perjudicando el rendimiento de los profesionales y la seguridad de los pacientes. El artículo demuestra que los residentes que trabajan de manera tradicional, con turnos recurrentes de 24 hs:

  • Producen 36% veces más daños prevenibles graves que los residentes que no trabajan más de 16 hs. consecutivas.)
  • Cometen cinco veces más errores diagnósticos serios.
  • Tienen el doble de faltas de atención cuando trabajan de noche.
  • Experimentan un 61% más de accidentes corto-punzantes luego de 20 hs. consecutivas de trabajo.
  • Experimentan un deterioro en su rendimiento (tareas clínicas y no clínicas) de 1,5 a 2 desvíos estándar en relación a residentes descansados.
  • Reportan 300% más eventos adversos fatales atribuibles a la fatiga

De manera similar, Roger et al encontraron que los enfermeros y enfermeras también son más propensos a cometer errores o “casi” errores cuando trabajan más de 12,5 horas, cuando trabajan horas extras o cuando trabajan más de 40 horas a la semana. Este estudio siguió a 393 enfermeras durante 5.300 turnos y fue uno de los primeros que estudió la relación entre la fatiga del personal de enfermería y la seguridad de los pacientes)

Cuadro 1. Impacto de la fatiga

  1. Lapsus en la atención e incapacidad para mantener la concentración
  2. Reducción de la motivación
  3. Menor capacidad de resolución de problemas
  4. Confusión
  5. Irritabilidad
  6. Lapsus de memoria
  7. Comunicación deficiente
  8. Procesamiento de la información o razonamientos lentos o defectuosos
  9. Mayor tiempo de reacción
  10. Indiferencia y pérdida de empatía

Fuente: Joint Commission Sentine lEvent Alert. Issue 48, December 14, 2011

Cuadro 2. Fatiga en el trabajo: 9 factores de riesgo

  1. Trabajar en distintos turnos
  2. Trabajar durante la noche o muy temprano a la mañana
  3. Viaje largo entre la casa y el trabajo
  4. Trabajo exigente
  5. Turnos prolongados (>10 hs)
  6. Semanas laborales prolongadas (>50 hs)
  7. Dormir habitualmente poco (<7 hs)
  8. Pocos “recreos” durante el trabajo
  9. Rápido regreso al trabajo (<12 hs)

Fuente: National Safety Council, EE.UU

Los médicos hemos aceptado por generaciones que la falta de sueño es una parte tan necesaria como inevitable del entrenamiento de los residentes. Más recientemente, tembién ha aumentado la carga horaria del personal de enfermería.  Las investigaciones demuestran claramente que los residentes y enfermeras/os con falta de sueño están más propensos a cometer errores serios por una disminución de su capacidad cognitiva y sus habilidades prácticas. La formación médica de posgrado y la enfermería como profesión deben abordar este problema implementando un rediseño en los esquemas de turnos y guardias que esté avalado por la evidencia científica. También deben difundirse las técnicas conocidas de comunicación efectiva y otras prácticas de seguridad que los ayuden a brindar una atención segura y de calidad. Si no se hace esto, continuarán produciéndose errores médicos evitables que en última instancia puedan obligar a una mayor supervisión de las autoridades sanitarias a expensas de la auto-regulación profesional.

Fuente: Dr. Fabián Vítolo. “Fatiga y seguridad del paciente”. Biblioteca virtual NOBLE ®, Diciembre 2019

VER ARTÍCULO COMPLETO