El costo de los errores asistenciales Hallazgos Claves

La atención de la salud ha contribuido enormemente al bienestar y longevidad de la humanidad. Sin embargo, la atención médica siempre ha sido, y continúa siendo, una actividad riesgosa. No sólo porque los nuevos métodos diagnósticos y terapéuticos son más complejos, sino también porque los pacientes a quienes  van dirigidas muchas estas intervenciones son cada vez más frágiles y enfermos. El tratamiento suele ser brindado por personas y equipos desperdigados en distintas organizaciones y ámbitos, lo que requiere una transferencia efectiva y oportuna de información crítica. Si bien la ciencia médica actual puede hacer mucho más, los riesgos de complicaciones, errores y daños son significativamente mayores.

Los eventos adversos pueden ocurrir en cualquier ámbito de atención (atención primaria, hospitales de agudos o cuidados crónicos. El tipo de evento adverso suele variar según el ámbito, pero comparten los factores causales: fallas en la comunicación, ausencia de información relevante, capacitación, conocimientos y habilidades insuficientes y una inadecuada cultura organizacional.

En los últimos años, se viene acumulando mucha evidencia sobre esta problemática. Hoy, los especialistas en seguridad del paciente coinciden en los siguientes puntos:

 

  • El daño a los pacientes es la 14ª causa de morbilidad a nivel global, comparándose con enfermedades como la tuberculosis y la malaria. La mayor carga de enfermedad recae en países en vías de desarrollo.

 

  • La mayor parte de las investigaciones sobre el costo del daño a los pacientes se ha focalizado en los ámbitos de atención aguda en países desarrollados, donde la carga de este problema puede compararse con ciertas condiciones crónicas como la esclerosis múltiple y algunos tipos de cáncer.
  • El impacto económico de las fallas de seguridad es considerable. Aproximadamente el 15% de la actividad total de los hospitales y de su gasto es consecuencia directa de los eventos adversos. Los eventos adversos más onerosos incluyen tromboembolismos venosos, úlceras por presión e infecciones.
  • Se conoce mucho menos sobre los daños producidos en los ámbitos ambulatorios y de atención primaria. La investigación indica que los errores o retrasos diagnósticos son un problema considerable. Algunos estudios sugieren que absolutamente todos los adultos de los EE.UU pueden esperar algún daño a consecuencia de un error diagnóstico en algún punto de su vida.
  • Las consecuencias y los costos indirectos del daño incluyen pérdida de productividad y disminución de la confianza en el sistema de salud. En 2008, el costo económico del error médico en los EE.UU fue estimado en casi USD 1 Trillón
  • Muchos eventos adversos son prevenibles. Además, los costos de la prevención son mínimos en comparación al costo de las fallas. La mejora en la seguridad de los pacientes en hospitales Medicare de los EE.UU, por ejemplo, permitió ahorrar USD 28 Billones entre 2010 y 2015.

 

Fuente: “The Economics of Patient Safety: Strengthening a value-based approach to reducing patient harm at a national level”. Authors: Luke Slawomirski, Ane Auraaen, Niek Klazinga. OECD 2017