Preguntas Frecuentes
Responsabilidad Civil Profesional

¿Qué se entiende por mala praxis médica?

Es toda acción médica errada de acuerdo a la opinión de peritos médicos expertos. Hay mala praxis cuando se obra con impericia, imprudencia, negligencia o inobservancia de los deberes. La impericia consiste en actuar sin la capacitación necesaria y expresa una falta de conocimientos técnicos. La imprudencia se produce cuando se actúa con ligereza. Consiste en afrontar un riesgo sin haber tomado las debidas precauciones para evitarlo, procediendo en forma apresurada y sin detenerse a pensar en los inconvenientes que resultarán de esa acción. La negligencia es lo opuesto al sentido del deber. Se actúa de ese modo cuando hay falta de diligencia o indiferencia, incumpliendo principios elementales inherentes a la profesión médica.

¿Qué se entiende por responsabilidad profesional médica?

No toda mala praxis genera responsabilidad profesional. Para que esta se configure deben cumplirse una serie de presupuestos. En primer término, el acto médico cuestionado debe causar un daño. Si no hay daño, no hay obligación de responder. Sin embargo, la sola presencia del mismo no es suficiente para determinar la existencia de responsabilidad profesional, sino que es necesario establecer el nexo de causalidad entre ese efecto dañoso y el hecho que suscita la responsabilidad invocada. Por último, debe existir un factor de atribución, el cual puede definirse como la razón suficiente por la cual una persona física o jurídica que ha producido un daño debe repararlo. En el caso del profesional de la salud este factor de atribución es en general la culpa del mismo (fue negligente, imperito o imprudente). Si no hay culpa, no habrá responsabilidad. En el caso de las instituciones médicas, en general el factor de atribución es el deber de seguridad que tienen por lo que ocurre en sus instalaciones.